martes, agosto 02, 2011

la nada



Un rábano...
               

Un rábano me importa, y la figura de las santas 
ascendidas de la nada. La nada como ultraje 
superior; el amor, sin duda una cuestión 
salvaje. ¡Oh el seguro sereno 
de quedarse en casa, en el oscuro corredor 
de persianas entornadas, y vivir como las plantas!

Mirta Rosenberg, Rosario 1951
de Madam, Libros de Tierra Firme, Buenos Aires, 1988
imagen: Balthus -Balthasar Kłossowski de Rola, París 1908- 2001

No hay comentarios.:

ignacio di tullio. el sudor de mi padre y otro

*** El sudor de mi padre Cuando yo tenía cuatro años todas las mañanas después del ejercicio mi padre dejaba a secar su ropa en un pe...