lunes, agosto 15, 2011

ninguna rosa es cierta


Todos los días

Todos los días me bajo del auto
y atravieso el jardín
y a menudo deseo que Aristóteles
hubiera
considerado el poema ditirámbico—
o que sus notas hubieran sobrevivido

el yuyo arruina el césped
mientras miro de derecha a izquierda
tic tac—
Y de derecha a izquierda las hojas
del duraznero de más de un año crecen
en el fino tallo

Ninguna rosa es cierta. Cada rosa es una
y ésta, como ninguna otra,
se abre plana, como un plato
sin taza. Pero es una rosa, rosa
rosada. Uno puede sentir cómo se enrosca
lentamente en su espinoso tallo


William Carlos Williams, Rutherford, Nueva Jersey, 1883 1963
de Collected Later Poems, 1950, en William Carlos Williams, Selected Poems, editado por Tom Tomlinson, A New Directions Book, New York, 1985
Versión © Silvia Camerotto
imagen: Paul Klee, The Rose Garden, en Art in the picture

Every day

Every day that I go out of my car
I walk through a garden
and wish often that Aristotle
had gone on
to a consideration of the dithyrambic
poem —or that his notes had survived

Coarse grass mars the fine lawn
as I look about right and left
tic toc—
And right and left the leaves
upon the yearling peach grow along
the slender stem

No rose is sure. Each is one rose
and this, unlike another,
opens flat, almost as a saucer without
a cup. But it is a rose, rose
pink. One can feel it turning slowly
upon its thorny stem

4 comentarios:

Griselda García dijo...

Qué buena versión de esta belleza. Un abrazón, Silvia.

Anónimo dijo...

Me parecen fantásticamente bien vertidos los dos últimos versos: difícil superar esa plasticidad del enroscamiento. Y un acierto del que mi variante carece: es maravilloso tener "yuyo" como posibilidad, concentra tanto en tan poco...

Es una joya este poema.

Anónimo dijo...

wcw, mi debilidad y tan bella traducción: ¡qué combo!
Gracias, macky

Lilián dijo...

sin palabras...una belleza, excelente versión

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...