lunes, agosto 29, 2011

la soledad es un escombro



Poema VII

No logro despegar mis ojos
de los ángeles de bronce
que sostienen a Brandenburgo,
de los caballos ciegos galopando
hacia una nada y desbocados.
Osos ventean la presa
por donde camino
y me pregunto
si ya crecen  amapolas
en los campos de la aldea.
Yo, que no quiero las voces
de los hombres,
aquí abundan graznando
de feroces ejércitos
su sangre y sus piojos.

Del tigre y el lobo,
la estepa y la taiga
están mirándome
nevadas en tus ojos.
De los míos parten
cordilleras y salares
y rosas de cuarzo
en noches con estrellas
obstinadas del desierto.

No podemos sostener
el peso del miedo a solas,
cuando la soledad es un escombro
con llagas enquistadas.


Poema XV

Desde el limonero iluminado
Tiresias pide gestos
para morir su propia muerte.
Desnuda despedida blanca
en quejido de azahares
llorándose
bajo el guante de la luna,
mientras la tierra,
esa eternidad  terca y ávida,
espera,
siempre enlutada espera.
Pero el viejo Tiresias avanza
con la indiferencia entre los dientes,
solo y seco en su agonía,
regresando espanto a los oráculos
que no supieron en qué absoluto
los cielos fueron devorados.


Celia Clara Fischer, Buenos Aires, 1943
De: Imágenes del Silencio.  En preparación
imagen de Ervand Kotchar © , Home couche,  circa 1930

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...