Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2008

el espanto

habla una lengua extranjera y todos le escuchan con respetuoso recogimiento1. esta única sucesión de vibraciones sana a los hombres. la mirada del ángel.
se ha buscado tener un cuerpo limpio2. se ha buscado la fisura del goce en el cuerpo elemental.
el fenómeno se extiende. se entiende. esta es la misión de la verdad. los poetas no pueden decirla: acabarían en el hospicio.
nadie resuelve la presencia. yo puedo prescindir de sus ojos3. si alguien los cierra seguiré existiendo.
no podemos sentir ni demasiado fuerte, ni demasiado pronto, ni demasiado hondo. la pasiónpuede tener un sentido más violento que el deseo de los cuerpos5. el uno primitivo que se convierte en dos.
no lo lleves al pasado del hombre. no le creas. comprendes?
quién será el juez?6
no aceptamos aquello queva más allá de los límites de la realidad7. la estupidez arrasa. no estamos dispuestos. hemos abandonado la experiencia interior.
piedad para las pintadas negras de la desolación8. piedad para los que no buscan la locura de…

a buscar su énfasis

III.
Lo olvidan,
porque el amor no es una quieta felonía
hecha para deleitarla suficiencia.
Y nadie sabe qué misteriosa costumbre de huérfano,
qué sentenciado linaje de mentira,
impulsa a cada cual a buscar su énfasis.
Basta ser avizor y buen jinete del ocio
para verlos subidos a los hombros semejantes,
arder en mudos círculos
calculando sistemas de vida con egoísmo tan fino
que por cada cosa pisoteada —la ausencia, la pasión de las manos—
se desangran de respeto,
mientras los convierten en una frecuentada vegetación de ejemplos vacíos,
oráculos del cuerpo y nada más.
Y si todos piden justificación,
si la verdad es blanca por hábito,
si la bondad es apenas una sombra muy nombrada,
piensa cómo duermen, duermen solamente,
esas increíbles, rutinarias lombrices
que se llaman a sí mismas dedos de la tierra, oídos de la tierra,
y son incapaces de recordar el camino hecho.
Piensa que nacieron humanas,
y que alguna vez merecieron la sombra algodonosa de un parque,
el sagrado temor por ciertos …

orden de relaciones

«no/las palabras no hacen el amor/hacen la ausencia », alejandra pizarnik

ser poeta es un ejercicio de mala fe

abro el reborde

1.
Tengo frío en el corazón y tiemblo
desde las profundidades del dolor te llamo
con un grito inhumano
como si pariera

tú me ahogas como la muerte
lo sé desgraciadamente
sólo te encuentro agonizando
eres bella como la muerte
todas las palabras me ahogan.

2.
Eres el horror de la noche
te amo como se agoniza
eres débil como la muerte

te amo como se delira
sabes que mi cabeza muere
eres la inmensidad el miedo

eres bella como matar es bello
con el corazón desmesurado me ahogo
tu vientre está desnudo como la noche.

3.
insignificancia
Duermo
la aguja
de mi corazón
lloro
una palabra
perdida
abro
el reborde
de una lágrima
donde el alba
muerta
calla.

Georges Bataille, 1897-1962
De Georges Bataille, Poemas, Pre-textos, poesía, Edición bilingüe, 1997, Traducción de Manuel Arranz

ya no hay amores insensatos

final
quizás no fue que se acabó el amor
quizás fue que se te acabó la cocaína
o te desequilibró el horóscopo del diario
quizás fallaron las hormonas
o la irrigación del cerebro

quizás tenías un depresión profesional
o números rojos en el banco

el escenario de las tragedias ha cambiado
y los motivos también

ya no hay amores insensatos
sino aburridos acoplamientos programados

sólo en la página
el amor
toca a rebato

para que nadie se manche las manos
ni sufra demasiado.

la hipocresía

Mi cara

Esta cara impasible, yerta, umbría,
Hasta ¡ay de mí! para la que amo helada,
sin fuego, sin pasión, sin luz, sin nada,
no creas que es ¡ah, no! la cara mía.

Porque esta, amigo, indiferente y fría
que traigo casi siempre, es estudiada...
es cara artificial, enmascarada,
y, aquí para los dos, -¡la hipocresía!

Y teniendo que ser todo apariencia,
disimulo, mentira, fingimiento,
y un astuto artificio en mi existencia,

por no poder obrar conforme siento
y me lo mandan Dios y mi conciencia,
tengo, pues, que mentir, amigo, -y miento!

diálogo entre amigos

amiga— escuchaste lo que subí?
amigo— qué subiste?
amiga— waltzing matilda cantado por waits.
amigo— ah!
amiga— cuál era el poema de banchs que me leíste anoche?
amigo— no te leí banchs. te leí macedonio.
amiga— sí, sí. era de banchs... el de la casa te extraña...
amigo— ah! sí! balbuceo. dormiste anoche?
amiga— no, nada.
amigo— y por qué no me llamaste?
amiga— ....
amigo— en quién pensabas?
amiga— ...
amigo— che, entre waits y el poema de banchs y tu respuesta podemos meter la cabeza en el horno.
amiga/amigo— (risas)
amigo— leíste en una vida divina de philippe sollers que el narrador m.n, filósofo y su amante, profesora de filosofía, para calentarse leían a platón?
amiga— es lo que hacen todas las parejas.
amigo— qué?
amiga— leer.
amigo— a banchs?

relámpagos antiguos

vaivén
Es todo por la pena del adiós y el sollozo;
turbiones de vacío recalentando el páramo,
granizo del olvido trizado a dentelladas,
y un acento musgoso para decir: no te amo.

Vuelvo para marcharme delante de una etapa:
no sé de dónde llueven crisantemos azules
sobre esta siempreviva desolación abúlica
que taladró su barro para sembrar perfume.

Me quedo sin los ojos que te dieron aureola,
y vestidura blanca, y espanto de cordera;
he perdido la boca que te nombró temblando
y el frescor del espejo que duerme en la cisterna.

Me quedo sin las manos que retuvieron ávidas
tu calor marfileño, tu contorno de sombra;
quedo sin las agujas de tu mirada viva,
sin la nieve caliente que estallaba en tu boca.

Asimilando llanto, se enarca lo sentido
con la emoción rodando sobre el fugaz declive;
la nostalgia me clava relámpagos antiguos
en la pantalla opaca de este presente triste.

Todo lo que se llora vale lo que se muere,
y todo lo que muere vale más si agoniza
tendido en hojarasca de fallida esperanza,
asistido por du…

dedicatoria XIX

reconstruyo la cadena de enunciados
la literatura
no es un hecho pedagógico.

catálogo de las naves

luchemos te digo
es cuestión de aptitud

una óptica nueva

«El miedo a la poesía, al extremo testimonio del ser que ella exige, la sumisión a toda clase de cálculos y conformismo acaba, tarde o temprano por aparecer al desnudo. Un metro de hierro negro restablece entonces, con despiadada objetividad, las jerarquías. Lo más bello del tiempo, su blasfemia, establece constantemente una óptica nueva. [...] La poesía de Girondo, se nos presenta indemne». Enrique Molina, Hacia el fuego central.

AY MI MáS MIMO MíO
mi bisvidita te ando
sí toda
así
te tato y topo tumbo y te arpo
y libo y libo tu halo
ah la piel cal de luna de tu trascielo mío que me levitabisma
mi tan todita lumbre
cátama tu evapulpo
sé sed sé sed
sé liana
anuda más
más nudo de musgo de entremuslos de seda que me ceden
tu muy corola mía
oh su rocío
qué limbo
ízala tú mi tumba
así
ya en ti mi tea
toda mi llama tuya
destiérrame
aletea
lava ya emana el alma
te hisopo
toda mía
ay
entremuerto
vida
me cremas
te edenizo

diccionario y etimologías X

«sin cesar he vivido con los ojos permanentemente abiertos», lautréamont

poetizar no significa producir bellos artefactos. las intuiciones primordiales y la reflexión se entrelazan y condensan en ritmos e imágenes. poetizar es expresarse en el lenguaje de lo inexpresable, poner en marcha la energía transformadora que modifica radicalmente la vida, trascender.

«ella no sintió miedo, no tembló nunca. entonces, ninguna compasión ni emoción ni admiración por ella. sólo un quedar en suspenso en el exceso del horror, una fascinación por un vestido blanco que se vuelve rojo, por la idea de un absoluto desgarramiento, por la evocación de un silencio constelado de gritos en donde todo es la imagen de una belleza inaceptable», alejandra pizarnik

belleza:
• BELLO ‘hermoso’, principios de s.XIII, del latín běllus ‘bonito’, tomado por conducto del occitano antiguo bel. Deriv. beldad, hasta 1250, de occitano antiguo beltat íd. Belleza, 2° cuarto s.XV. Embellecer, 3°cuarto s. XVI, Bellido antiguo ‘bonit…