jueves, enero 17, 2008

la hipocresía

helmut-newton-eyes-wide-open.jpg
Mi cara

Esta cara impasible, yerta, umbría,
Hasta ¡ay de mí! para la que amo helada,
sin fuego, sin pasión, sin luz, sin nada,
no creas que es ¡ah, no! la cara mía.

Porque esta, amigo, indiferente y fría
que traigo casi siempre, es estudiada...
es cara artificial, enmascarada,
y, aquí para los dos, -¡la hipocresía!

Y teniendo que ser todo apariencia,
disimulo, mentira, fingimiento,
y un astuto artificio en mi existencia,

por no poder obrar conforme siento
y me lo mandan Dios y mi conciencia,
tengo, pues, que mentir, amigo, -y miento!

No hay comentarios.:

elizabeth bishop. el descreído

El descreído  Él duerme en lo alto del mástil Bunyan Él duerme en lo alto del mástil con los ojos bien cerrados. La...