Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2013

era una charla de hombres

Charla
Si el fin de las palabras es ocultar el pensamiento
nuestra conversación sólo sirvió para mantener a rayaelsentido.
Entrada la noche sobre un fuego que declina
éramos como el murmullo del viento en la chimenea
delossiglos. Uno nos aventajaba con el humo de su pipa
aunque al final se sobrepasó a sí mismo.
Otro era un oyente pero tenía el aspecto de alguien
que había sido convocado desde muy lejos. Imaginamosque participábamos
otra vez en el simposio de Platón, pero Diótima
estabaausente. Esta era una charla de hombres, roncos
tratando de aumentar la sabiduría de bolsillo, pero fracasando
al final,  tantocomo parafragmentar la única

dónde estabas cuando esto ocurría

Solo en el negocio de la madera
Todavía es temprano para hacer concesiones. Mientras tanto la noche larga se escurría, intentando una aventura propia, como un perro que sueña con un hueso. Perobajodel escudo derebabas
se hallaban las piedras, y estaban despiertas, el deseo quieto se marchitaba en el brote, pero estaban allí, prontasaarder. Como el árbol se embellece durante un período de varios meses, todas las cosas
hacen morada en las preguntas que plantea, y sin soñar con ellas, quizás. Pobreperegrinoequivocado, dice, alcanzado por cada nueva tempestad que llega, tu manto -la mitad que conservaste- cubierto de barro.
La vida, piensa, es como crecer encomendado al único cuidado de una institutriz francesa, sinsabernuncanadade tus padres, mientras las luces de la ciudad se encienden  a través de la bahía.
Entonces, de repente esuna orgía para nombrarlas, nombres con guión, nombres con  un

hay cosas peores

Pensamientoadulto
Tomemos, por ejemplo, esta playa: más bien una lonja de cuero de chancho empapada de moscas, y difícilmente el lugar para comerse unhelado o papas fritas, mucho menos para enredarse con un amante, menos aún paratraer a los niños; el mar mismoundiscodelatamagullada conolor a cadáver y un filo oxidado y letal; pero la verdad es que es tarde, te duele la base de la espalda, y sin nadie para aconsejarte, casi no teimporta que las moscas no te distingan de la carroña, si la roca ésta tiene justo la forma de tu columna y bocaarriba ves una panorámica de cielo abierto, y si el sol apareciera, bueno, estarías acá para tomarlo; así que se te ocurre tras prender uno de los cigarrillos que dejaste la semana pasada que en estos días te estás conformando con menos, que, al mismo tiempo, hay cosas peores, no, cosas

el ciclo sin fin de la idea y el acto

Corosde La Roca I
El Águila se eleva en la cima del cielo, El cazador con sus perros sigue su circuito. ¡Оh revolución perpetua de estrellas organizadas! ¡Оh repetición perpetua de estaciones establecidas! ¡Оh mundo de  primavera y otoño, de nacimiento ymuerte! El ciclo sin fin de la idea y el acto, Invención sin fin, experimento sin fin, Trayendo conocimiento de la movilidad, pero no de la quietud; Conocimiento de la palabra, pero no del silencio; Conocimiento de las palabras, e ignorancia de la Palabra. Todo nuestro conocimiento nos acerca a nuestra ignorancia, Toda nuestra ignorancia nos acerca a la muerte, Pero la cercanía de la muerte no nos acerca a Dios. ¿Dónde está la Vida que hemos perdido en vivir? ¿Dónde está la sabiduría que hemos perdido en el conocimiento? ¿Dónde está el conocimiento que hemos perdido en la información? Los ciclos del Cielo en veinte siglos Nos alejan más de Dios y nos acerca al Polvo.
T. S. Eliot, St. Louis, 1888 - Londres, 1965 De The Rock, Faber & Faber, Londres, 1934 …

de una cosa que no existe

A veces
A veces, en días de luz perfecta y exacta Cuando las cosas tienen toda la realidad que pueden tener,  sin prisas me pregunto por qué llego a atribuir siquiera la belleza a las cosas.
Una flor, ¿tiene acaso belleza? ¿Es bello, acaso, un fruto? No. Tienen forma y color, y la existencia apenas.

Belleza es el nombre cualquiera de una cosa que no existe y que doy a las cosas a cambio del placer que me dan. No significa nada. Entonces, ¿por qué digo de las cosas que son bellas?
Hasta mí, que vivo tan sólo de vivir, invisibles vienen a encontrarme las mentiras del hombre ante las cosas, ante las cosas que simplemente existen.
¡Qué difícil es ser uno mismo y no ver sino cuanto es visible!
Fernando Pessoa,Lisboa, 1888-1935 enFernando Pessoa, Antología Poética, Selección, traducción y prólogo de Rodolfo Alonso, Editorial Argonauta, Buenos Aires, 2009. No bilingüe. Imagen de Chris Pagani, en Chris Pagani Art

 Às Vezes
Às vezes, em dias de luz perfeita e exata,
Em que as cousas têm toda a realidade que podem t…