miércoles, junio 30, 2010

siempre es igual




PAISAJE CONMIGO TRES DÉCADAS DESPUÉS

Volvemos al Botánico,
Volvemos a esa luz como de Bélgica de cuadro de Magritte
permeable a los designios de las nubes. Siempre es igual:
al fin y al cabo las razones
precarias del pasado
lamentará el presente,
enterrará el futuro.

Jorge Fondebrider, Buenos Aires, 1956
Inédito
imagen: Magritte, L'empire des lumières

martes, junio 29, 2010

dormir en el olvido


H. Melville: CONMEMORACIÓN DE UNA VICTORIA NAVAL

Pero raramente la corona de laurel se concibe
pura de pensativas, tristes violetas;
hay una luz y una sombra en cada hombre
que al final alcanza su punto más alto
cuidando en la noche la eterna chispa.
Jamás puede ser soberbio;
él siente los espíritus que gozosos exaltaron su mérito,
dormir en el olvido... Blanco, el tiburón
se desliza a través del mar de fósforo.

H. Melville: MONODIA

Haberlo conocido, haberlo amado
luego de tanta soledad;
y ser entonces apartado en la vida
y no en el error;
y ahora por la muerte ponerle su sello:
¡Alíviame, un poco de alivio, canto mío!

Junto a las colinas invernales su montículo de ermitaño
tapizaba cándidos bancos de nieve,
y sin hogar el pinzón de las nieves aleteaba
debajo de los abetos fúnebres:
esmaltada ahora de hielo la claustral viña
que oculta el racimo más esquivo.

Versiones
en Alberto Girri, Obra poética III, Corregidor, Buenos Aires, 1980
por Herman Melville, New York, 1819-1891
imagen: Anónimo renacentista

Commemorative Of A Naval Victory

Sailors there are of the gentlest breed,
Yet strong, like every goodly thing;
The discipline of arms refines,
And the wave gives tempering.
The damasked blade its beam can fling;
It lends the last grave grace:
The hawk, the hound, and sworded nobleman
In Titian's picture for a king,
Are of hunter or warrior race.

In social halls a favored guest
In years that follow victory won,
How sweet to feel your festal fame
In woman's glance instinctive thrown:
Repose is yours--your deed is known,
It musks the amber wine;
It lives, and sheds a light from storied days
Rich as October sunsets brown,
Which make the barren place to shine.

But seldom the laurel wreath is seen
Unmixed with pensive pansies dark;
There's a light and a shadow on every man
Who at last attains his lifted mark--
Nursing through night the ethereal spark.
Elate he never can be;
He feels that spirit which glad had hailed his worth,
Sleep in oblivion.--The shark
Glides white through the phosphorus sea
.



Monody

To have known him, to have loved him
after loneness long;
and then to be estranged in life,
and neither in the wrong;
and now for death to set his seal-
ease me, a little ease, my song!

By wintry hills his hermit-mound
the sheeted snow-drifts drape,
and houseless there the snow-bird flits
beneath the fir-trees'crape:
that hid the shyest grape
.

domingo, junio 27, 2010

esta frágil tregua nocturna


nosotros

Y por último, un día nos decidimos a partir.

Tenemos equipajes y algún papel en el bolsillo con anotaciones minúsculas;
un número de teléfono al que no llamaremos jamás,
el nombre de unas píldoras para dormir o no dormir,
el relámpago muerto de algún poema.

Tenemos equipajes con ropa y máquinas de afeitar y algunos de nosotros
botellas de coñac o perfume o aceite para el sol
y libros sagrados y de álgebra y de ciencia ficción,
tenemos treinta años y padecemos todos, cada uno según su necesidad,
humo y amor y redes y violencias, sed de verdad, insomnio y desesperación,
y hemos sacado algunas conclusiones.

(En la ciudad inmensa cada uno cavó su guarida,
acumuló sus propiedades, sus olvidos, su oposición a la muerte.
Cada uno disfrutó de derrumbes y papeles en blanco,
lloró de rabia ante las cajas fuertes del tiempo,
firmó con mil imágenes de Dios pactos después desconocidos,
creyó en todo,
abrió sus brazos, tomó vino, contó dinero, acarició, supuso
librarse bien, salvarse, haber hallado cómplices para la gran reunión en la sala principal de la cueva
para el acuerdo universal del que saldría limpio e inocente.
Pero no hubo al fin más que carozos y cenizas y botellas vacías.

Queda la noche, sin embargo,
la noche abierta a los pequeños ensayos de fuga y a los pequeños abismos,
el fondo de la noche donde tampoco habrá solución
porque igualmente se lo habrán montado, se lo habrán repartido sin concederle siquiera que tuvo algo que ver, que él puso algo de su parte también; algo de buena voluntd, de asombro, de inocencia
y no tan solo su cara de extraño.

En la comisaría lo apalean por gritar en la calle
que el suyo es un horrible país, y en el casino
le prohíben la entrada porque ven en sus ojos
el fuego inconfundible de los videntes.

La mañana está lejos, de cualquier manera:
puede durar un poco más esta frágil tregua nocturna
antes del sol y el ruido de las máquinas y la pobreza mental.

Entra en el bar y mira aquella mesa:
ella por fin ha vuelto.
Afuera ha comenzado la lluvia,
y melancólicamente
los dos conversan de su amor de diez años atrás.

Después se encuentra solo en el filo despiadado del amanecer.
En la puerta de un sótano la música de Charlie Parker
lo atropella en su fuga hacia las estrellas afiebradas
y siente que ya sabe hasta su última mentira.

En su cabeza brilla una bella ecuación
pero a los camaradas no les sirve
para cambiar el mundo.
Los bares del olvido están cerrados para siempre,
no tiene donde estar y la lucidez se paga sabiéndolo.)

Todos perdidos en la noche y roídos por innumerables agravios,
todos equivocados y autores de desastres irreparables,
todos dementes y llagados y llenos de bichos y de confusión,
ustedes, yo, nosotros, mis amigos difíciles, cazadores de lejanos poemas
sobre la gran llanura marcada por el rayo.

Raúl Gustavo Aguirre, La Plata, Buenos Aires, 1927-1983
en 200 años de poesía argentina, selección y prólogo de Jorge Monteleone, Alfaguara, Buenos Aires, 2010
imagen: Norman Cornish, Man at bar

viernes, junio 25, 2010

nadie puede bajar del mismo tren en círculos


Baires Tremens

Organizar sistemáticamente la escritura en los subterráneos
Tratar de invisibilizarse antiguos ostentados talismanes
Llegar a desoír y que no infiera ni corte la absurda
campanilla entre el impulso que salta con aromas
de jabón promocionado

Mientras
las automáticas locutoras taladradas de rojo
advierten
para no descender jamás en una estación u otra
Nadie puede bajar del mismo tren en círculos

Pasillo advenedizo pero mío
Sombrío y mío
En la escalera mecánica parece que no hay nadie
Sólo dos o sea nadie
Desnudos son su propio misterio

Fernando Noy, San Antonio Oeste, 1951
en 200 años de poesía argentina, Selección y Prólogo de Jorge Monteleone, Editorial Alfaguara, Buenos Aires, 2010
imagen: s/d

jueves, junio 24, 2010

poisonville


***
Una mujer vestida de verde y un hombre vestido de gris

no es un pino azotado por la lluvia
ni será nada para nadie en absoluto
la de ojos fríos y azules
porque literariamente toda mujer es impenetrable
deja un gusto a metal sobre la lengua
como una historia negra

(A Hammett)

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
imagen: s/d

como una dueña



***
Movimiento

Una mujer sola frente al mar
es más majestuosa que él.
Puede pasar una gaviota
augurando la muerte
o puede caer el sol humedeciendo
las lonas de las carpas
hasta apagarlas,
pero una mujer
frente al mar
mece su soledad como una dueña
y no se estremece.
La luz del mar tiene la importancia
y el movimiento de su ánimo, de su alma.
El viento suena alrededor
de la mujer
y la despierta:
ahora se trata de la playa sin luz, una mujer,
el sol caído, el sonido del mar,
carpas levantadas,
el viento que lo da vuelta
todo.

Irene Gruss, Buenos Aires, 1950
imagen de Alain Daussin

martes, junio 22, 2010

alguien debe matarte


medida

quién calcula
mi pecho, mi pie?

de tal suerte, aguda longitud:
un metro de traición
dos de desprecio

fugit amor

corrida del eje
enmudecida

prenda de intercambio

huyendo
sin la cara de mi madre
he amado

día a día

día a día
voy perdiendo tu ceja
delicado párpado
mi labio inferior
el verdadero temblor
de tu mentira ponía
mi vida en pie

suave silencio
excava


mi vocal oscurecida
por la fina arena
del tiempo

a la luz de la lumbre

renuncio demasiado cada noche
cuando te recuerdo

alguien debe matarte, y yo
suspiro ante el puñal
como un asesino que ama

Lilian Piñeiro, Buenos Aires
en Acto Verbal, Ediciones del Dock, Buenos Aires, 2010
imagen: Monet, La urraca

lunes, junio 14, 2010

adrienne rich. en aquellos años


En aquellos años

En aquellos años, dirán las gentes, perdimos el rastro
del significado de nosotros, de ustedes
hasta encontrarnos
reducidos a yo
y todo ese asunto se tornó
estúpido, irónico, terrible:
intentábamos vivir una vida personal
y, cierto, aquella fue la única vida
de la que podemos dar testimonio

Pero los grandes pájaros oscuros de la historia gritaron y se sumergieron
en nuestro clima personal
Fueron decapitados en alguna parte pero sus picos y alas se movieron
a lo largo de la costa, a través de los jirones de niebla
donde permanecíamos, diciendo yo

1991

In those years

In those years, people will say, we lost track
of the meaning of
we, of you
we found ourselves
reduced to
I
and the whole thing became
silly,ironic, terrible:
we were trying to live a personal life
we could bear witness to

But the great dark birds of history screamed and plunged
into our personal weather
They were headed somewhere else but their beaks and pinions drove
along the shore, through the rags of fog
where we stood, saying
I

Inocencia: 1945

"Lo bello del asunto fue la culpa.
Entró en nosotros, rápida ginebra,
bifurcada lengua de hielo. La culpa
nos hizo de nuevo inocentes.
Nada hicimos mientras algunas
medidas extremas eran tomadas. Fuimos a la deriva. En el
inmenso salón de baile de la Reina de las Nieves había soñado
con el universo y un nuevo par de patines.
Pero también habíamos sufrido.
El milagro fue: nada
sentíamos. Sentíamos que nada habíamos
hecho. Nada que hacer. Nos sentíamos libres.
Y habíamos sufrido también.
Era la libertad que anhelábamos,
fría aguja en la corriente sanguínea.
Después de todo la culpa era un sentimiento."

1993

Innocence: 1945

"The beauty of it was the guilt.
It entered us, quick schnapps,
forked tongue of ice. The guilt
made us feel innocent again.
We had done nothing while some
extreme measures were taken. We drifted. In the
Snow Queen's huge ballroom had dreamed
of the whole world and a new pair of skates.
But we had suffered too.
The miracle was: felt
nothing. Felt we had done
nothing. Nothing to do. Felt free.
And we had suffered, too.
It was the freedom we craved,
cold needle in the bloodstream.
Guilt after all was a feeling."


Adrienne Rich, Baltimore, 1929
en Oscuros campos de la República, Adrienne Rich, Poemas 1991-1995, Traducción de Jorge Yglesias, Editorial Norma, Bogotá, 1999
imagen: s/d

sábado, junio 12, 2010

desmiente la divina procedencia del hombre


¿Verdad?

Con este día oscuro el alma es un barrote;
hermética, egoísta, desmiente la divina
procedencia del hombre con su norma mezquina
que no tiene una brizna siquiera de Quijote.

¿No cuadraría el cuerpo cuatro manos de simio
y un encéfalo pobre, rudimentario, nimio,
para que, por lo menos, cumpliera con su vida
retozando en la selva bellamente florida?

de El dulce daño, 1918

Vaticinio

Un día,
la ciudad desde arriba
veo,
se levantará sobre sus flancos
y caminará.
Sus grandes remos
de hierro,
moviéndose a un compás
solemne,
avanzarán río adentro
y el agua
los sostendrá.
Con su ancha proa roma,
hecha para calar
en el horizonte
túneles gigante,
sus selvas de chimeneas,
lanzas negras;
sus nieblas y sus penachos
y su ejército de casas,
ordenado por una
voluntad prevista,
dejará sus húmedos
sótanos coloniales,
y, atravesando el mar,
entrará en la Tierra,
gastada y luminosa de los hombres.

en Mundo de siete pozos, 1935


** No hieren los grandes dolores naturales con que la vida nos castiga tanto como los pequeños dolores inmerecidos que no nacen de la fatalidad, sino de la estupidez.

en Diario de una ignorante, agosto de 1931

Alfonsina Storni, Sala Capriasca, Suiza, 1892 – Mar del Plata, Argentina, 1938
en Alfonsina Storni, Obra completa, Tomo I, Editorial Losada, Buenos Aires, 1999
imagen: Rob Gonsalves

lunes, junio 07, 2010

la vida fue cortando los piolines


Lunfasoneto

Quizá no escriba yo como es debido,
el abc que dicta la poesía,
pero este, mi sover polentería,
es simple como el barrio en que he nacido.

Es cierto que le supe dar tupido
a César Tiempo, a Yunque y a Centeya,
más cuanto me batieron las estrellas
lo dice el cuore como lo ha sentido.

Y si mi rima a veces no respeta
la relación de lo versificado,
no pienso que sea grande mi pecado.

Si puntos grossos han elaborado
sonetos disonantes y elevados,
permítanme jugarla de poeta.

De cuando parábamos la “Pulpo” de veinte guitas, para que la chata corralonera te cruzara, y no soñabas con ese manto impiadoso de alquitrán que sepultó tu empe¬drado de lunas, al que la lluvia, alguna vez, le regaló la ilusión de ser espejo...

A la yeca

Fuiste el patio de juegos de purrete.
De la rayuela, el punto y revoleada.
Del potrero, el buzón y la cortada,
de aquel primer romance de juguete.

Del croto que atorraba en el pasaje,
y el curda que piantaba del boliche.
Del tano remendón y cocoliche,
que detrás de un patín se fue de raje.

De la barra esquinera en aquel feca,
y el picado en tu piso de adoquines.
Testigo de inocentes berretines.

La vida fue cortando los piolines.
Y en un adiós de fueyes y violines,
te bate mi emoción: ¡fuiste la yeca!.

Horacio Di Giuseppe, Buenos Aires, 1940
Inéditos
imagen: s/d

domingo, junio 06, 2010

hay que llorar por todos



Donde está la esterilidad que te acompaña
y retiene las sonrisas a los fecundadores
que no logran fecundarte

porque eres estéril y la alianza
con la infancia es
una primavera llena de muerte.

Gastas tu santo cuerpo detrás
de los setos. Te poseen muchachos
nutridos de pan. Hay
que llorar por todos. Por ti
que entre ortigas en un prado
te concedes. Por mí
que de nuevo voy en busca
de palabras para evocar el sol
de tu cuerpo.

Dario Belleza, Roma, 1944-1996
versión de Sergio Trejo
en Revista Luvina N° 53, Stazione Italia, Editorial Pandora, Guadalajara, Invierno 2008
imagen:

Dov'e la sterilità che t'accompagna
e trattiene i sorrisi ai fecondatori
che non riescono a fecondarti

perché sei sterile e l'alleanza
con la fanciullezza è
una primavera piena di morte.

Spendi il tuo corpo santo dietro
le siepi. Ti possiedono ragazzi
nutriti di pane. C'è
da piangere per tutti. Per te
che in un prato ti concedi
fra le ortiche. Per me
che daccapo vado in cerca
di parole per rievocare el sole
del tuo corpo.

miércoles, junio 02, 2010

y tiene el corazón guerra y poca vida


XI

Porque conviene que lleve corazón de duelo
y sienta del placer ardiente fuego,
que me lleve de virtud a lugar vil,
diré cómo perdí todo valor.
Y digo que mis espíritus han muerto,
y tiene el corazón guerra y poca vida,
y si no fuera que morir me da alegría
haría de piedad llorar a Amor.
Pero, por el loco tiempo en que me veo,
cambio mis firmes opiniones
en otras condiciones,
tales que ya no muestro mi deseo:
allá es donde recibo engaño,
porque dentro del corazón pasó la que quería
que se lleva toda mi energía.

XI
Poi che di doglia cor conven ch'i'porti
e senta di piacere ardente foco
e di virtù mi traggi'a s'vil loco,
dirò com 'ho perduto ogni valore.
E dico che'miei spiriti son morti,
e 'l cor che tanto ha guerra e vita pocco;
e se non fosse che 'l morir m'è gioco,
fare 'ne di pietà pianger Amore.
Ma, per lo folle tempo che m'ha giunto,
mi cangio di mia ferma oppinïone
in altrui condizione,
s' ch'io non mostro quant' io sento affanno:
là 'nd'eo ricevo inganno,
chè dentro da la cor mi pass' Amanza,
che se ne prota tutta mia possanza.


XIII

Tú, que por los ojos entraste al corazón
y despertaste el alma que dormía,
mira la angustiosa vida mía
que Amor la destruye suspirando.
Hiriendo viene, y con tal fragor,
que los débiles espíritus desbanda.
Queda solo mi figura erguida
y alguna voz que habla de dolor.
Esta virtud de amor que me ha deshecho
de tus ojos gentiles presta se ha movido
y un dardo me clavó dentro del flanco.
Tan fiero golpeó y certeramente
que el alma temblando se revuelve
viendo muerto el corazón del lado ausente.

XIII
Voi che per li occhi mi passaste 'l core
e destaste la mente che dormia,
guardate l'angosciosa vita mia,
che sospirando la distrugge Amore.

E vèn tagliando di s'gran valore,
che' deboletti spiriti van via:
riman figura sol en segnoria
e voce alquanta, che parla dolore.

Questa vertù d'amor che m'ha disfatto
da' vostr' occhi gentil' presta si mosse:
un dardo mi gittò dentro dal financo.

Si giunse ritto 'l colpo al primo tratto,
che l'anima tremando si riscosse
veggendo morto 'l cor nel lato manco.



Guido Cavalcanti,Florencia, h. 1260 - Sarzana, 1300
en Guido Cavalcanti, Rimas, Traducción de Jorge Aulicino, Selecciones Amadeo Mandarino, Buenos Aires, 2006
imagen: Helmutt Newton

ezra pound. de hugh selwyn mauberley (IV)

IV. Éstos lucharon, en tal caso, y algunos creyendo, pro domo , en tal caso. Algunos rápidos para armarse, otros por aventura...