Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2015

como un segundo corazón

4.
La luz ha cambiado; el do está afinado ahora en un tono más profundo. Y los cantos de la mañana suenan forzados.
Esta es la luz de otoño, no de primavera. La luz de otoño: no serás desperdiciada.
Los cantos han cambiado; lo innombrable entró en ellos.
Esta es la luz de otoño, no la luz que dice He renacido.
No el amanecer de  primavera: empujé, sufrí, fui dada a luz. Este es el presente, una alegoría del desperdicio.
Tanto ha cambiado. Y aun así, eres afortunada: el ideal arde en ti como fiebre o no como fiebre, sino como un segundo corazón.
Los cantos han cambiado, pero en realidad siguen siendo muy hermosos. Han sido concentrados a un espacio más pequeño, el espacio de la mente. Son oscuros, ahora, con desolación y angustia.
Y aun así las notas vuelven. Rondan de modo extraño en anticipación al silencio. El oído se acostumbra a ellas. El ojo se acostumbra a las desapariciones.
No serás desperdiciada, ni tu amor será desperdiciado. Un viento vino y se fue, desarticulando la mente; Ha dejado en su memento…

decía el mundo

3. Había nevado. Recuerdo música desde una ventana abierta.
Ven a mí, decía el mundo. Esto no significa que hablara con oraciones precisas sino que yo percibía así la belleza.
Amanecer. Una capa de humedad en cada ser vivo. Estanques de luz helada formándose en las alcantarillas.
Permanecí en el umbral, por ridículo que parezca.
Lo que otros encontraban en el arte, yo lo encontraba en la naturaleza. Lo que otros encontraban en el amor humano, yo lo encontraba en la naturaleza. Muy sencillo. Pero no había ninguna voz allí.
El invierno había terminado. De la mugre derretida asomaba algo de verde.
Ven a mí, decía el mundo. Estaba parada con mi abrigo de lana bajo una especie de portal luminoso— al fin puedo decir hace tiempo; me produce un enorme placer. La belleza, la sanadora, la maestra—
la muerte no puede lastimarme más de lo que tú me has lastimado, mi amada vida.

De ‘October’ Louise Glück, Nueva York, 1943 En Averno, Farrar, Straus and Giroux, New York, 2007 Versión  © Silvia Camerotto imagen de ©Jan Nesbitt en