martes, agosto 21, 2018

jonio gonzález. has visto las montañas de moab



El viaje

has visto las montañas de moab
sin saber que lo eran
¿has viajado menos por eso?
¿qué define el viaje
lo visto
o lo conocido?

sales a la calle
ves cientos de rostros
y no conoces ninguno
y sigues estando en la calle
caminando junto a ellos

Jonio González, Buenos Aires, 1954
Inédito



lunes, agosto 20, 2018

darío rojo. la sexta armonía / selección

La imagen puede contener: 1 persona, texto


Primera parte

[…]

…………
Evocar, entonces, la sustancia
que al encapsularse servirá
para congelar nociones de dicha,

y en ese acto un nuevo límite de caza:
coto donde no se come, bebe o fuma,
donde es posible confundir la demora

del alma con la sensación absoluta
de la llegada de una escuadra de helicópteros
sobre nuestra cabeza
para bloquear el pasado del tiempo,

el pasado del espacio, los traslados
y la cotidianeidad multipresente: imperio
de la edad, burocracia de la voluntad.


Segunda parte

[…]

…………
No hay mástil en el error,
sólo una cúpula que flota aislada
del núcleo del aire y quien la mira
sólo podría ir descubriéndola de a poco,

para llegar a la conclusión de que
desde ningún ángulo
se la podrá llegar a ver completo.

Y aunque se hubiese construido
un laberinto en el jardín,

y ese día cualquier palabra pronunciada

hubiese sonado como quien golpea
el capot de un Falcon con una llave francesa,
en ese momento el demonio más abyecto

y lábil estaría en condiciones de explorar
cómodamente su triunfo.

Es un perro: fue encontrado,
ahora vive en una casa, ladra y duerme
sobre una manta escocesa.

Tercera parte

[…]

La distribución de la soledad
mediante el orden de las palabras
instrumenta una narración

de la estructura interna del paisaje: falso.
Quizás en su sustancia, su enlace químico,
y su respectivo número atómico

que el padre de la combinatoria
expusiese cual error factorial después
de declarar: es incluso menos incorpóreo+

que el miembro fantasma del amor

en el que la perspectiva
siempre es lejana. Un objeto de humo
y sal rodeado de insectos de plástico,

ojales, dientitos, casas pintadas,
asteroides y trompetas que dan origen
a los números irracionales para recordar

“que los demonios
no han sido creados por demonios.”
Considerando que

“dormirán allí las bestias fieras
y sus casas se llenarán de hurones:
allí habitarán hijas del búho, y allí

saltarán peludos. Y en sus palacios
gritarán gatos cervales, y chacales
en sus casas de deleite…”


Darío Rojo, Castex, 1964
De La sexta armonía, Ediciones del Dock, Pez Naúfrago, Buenos Aires, 2018

sábado, agosto 18, 2018

soledad castresana. que sangre/selección

Resultado de imagen para soledad castresana



Sobre la mesa

No es el cuerpo de una mujer en edad fértil
lo que está tumbado sobre la camilla
con los brazos atados, sin anillos, ni perfumes,
todo el pelo adentro de la cofia,
y sueña que lee, que nada, que camina,
que vuelve a casa.

No es un cuerpo de mujer en edad fértil
lo que está en juego sobre esta mesa.


Diálogo con la anestesista

Yo dije:
esto es lo que siento: el trazo del filo, 
el olor a quemado, las tripas enredadas, 
la presión en las costillas,
la parte que me arrancan. Me duele.

Ella dijo:
es pura imagen: si en verdad sintieras 
lo que te estamos haciendo,
no podrías mirarme, no podrías hablar.


Legrado

No pude terminar de limpiar sola. A veces una 
no puede con todo. Hay que aceptarlo.

Hacer que otro raspe las paredes de tu útero 
con una cucharita afilada mientras dormís 
profundo por primera vez en mucho tiempo 
es también una forma del amor.

Soledad Castresana, Intendente Alvear, 1979
De Que sangre (próximamente por Caleta Olivia)