sábado, agosto 08, 2020

john ashbery. avisos personales



Avisos personales[1]

 

Las reflexiones inquietantes otra vez: ¿qué son las sobras?

Ellos, quizás, tengan nombres para todo eso, quienes exhiben

Signos gastados de privilegio cuya autoridad

Habla de la acumulación de edad y colores gastados

Al centro de hoy.  Corazón que boya, ¿por qué

Deambular sin sentido?  Los altos guardianes

De ayer se empinan como sombras de acantilados,

Cualquiera sea el sendero que tomes abunda en sus sentidos.

Ahora todo conduce hacia abajo, a la vista del puerto.

 

Por eso tus rodillas necesitan fortalecerse, corriendo.

Tenemos espacios para entrenar y algo especial en equipos:

Rodilleras, varas de equilibrista y el resto.  Funciona en el

Sentido de envejecer:  aparece siempre algo más adelante,

Y no tan alejado como para perder noción de multitud

De discípulos.  Eso era tiranía,

Furia, hybris[2].  Mientras tanto, esta carpa es el silencio

Mismo.  Sus paredes son opacas, para que no se vea

El camino; una placentera melodía oída a medias sube al techo -

No paz, sino descanso es lo que ordenó el doctor.  Mañana…

Y se elevan canciones de las llamas de los campamentos vecinos,

Pálidas cosas color pastel, exquisitas en su fragilidad

Con una o dos notas para indicar que no se perdió,

Al menos en ellas.  Las canciones decoran nuestra noción del mundo

Y marcan sus límites, como un friso de burbujas de jabón.

 

¿Qué nos llevó a preocuparnos?

Al principio sólo había juncos, un espejo de agua

Surcado por el viento.  De a poco

Los árboles ampliaron la novedad de estar siempre solos,

El resto comenzó a esbozarse y, después, silencio...,

O vacío, por una cantidad de años.  ¿Puede uno volver

A la idea de naturaleza resumida en estas imágenes bucólicas?

Pero el presente cumplió con su tarea de construir

Una muralla contra el pasado, no una muralla,

Un cerco de alambre de púas.  Por eso, ahora sabemos

De qué ocuparnos (tallar hueso, hilar cuentos fantásticos)

Por el modo en que la canción profundiza el color de la sombra

E impregna tu hobby mientras te encorvas sobre él

Con ojos bizcos.  Podría hacer una lista

De cada una de mis posesiones y la dirección hacia donde

Apunta, cuánto cuesta cada una, cuánto se pagó por madera, hilo, tinta coloreada, etc.

 

La canción no menciona direcciones.

A lo sumo retuerce las líneas de longitud como

Ramas en lo alto para formar un refugio rudimentario.  (El barco

No llegó, sólo era un sueño.  Está en algún lugar cerca

Del cabo de Hornos, a pesar de todos los esfuerzos de Boreas[3]  por inflar

Esas velas caídas).  La idea de gran distancia

Está permitida, aún implícita en el lento goteo

De un laúd.  ¿Cómo salir?

Este gigante jamás nos dejará irnos si no lo cegamos.

 

Y así es como un día llegué a casa.

No se sorprendan de que los viejos muros

Cuelguen cual trapos, que el arco iris se cristalice

En una permanente caída de la tarde, que suscita sombras

Excesivamente largas e indiscreciones desde el fondo

Del alma.  Cosas tan simples,

Y las convertimos en algo tan complejo que nos vence,

Casi.  ¿Por qué no puede todo ser simple otra vez?

Como las primeras palabras de la primer canción, tal cual se le ocurrieron

A quien, cautivado, las escribió y luego las cantó:

“Sólo el peligro desvía

La flecha del centro del disco de caqui[4],

Su destino final.  ¿Y deberías afrontar

El peligro?  ¿Cuando toma la forma de tribunas despojadas,

Apenas ocupadas por una audiencia, que ya

Fue testigo de los eventos que anotas

Con agudeza, en tu bitácora?  Reconocido de manera adecuada,

Se disipará como los pañuelos azul y rosa pálido

Que desaparecieron hace siglos en la cúpula azul

Que nos rodea, pero que, sostienen algunos, siguen aquí”.

 

John Ashbery, Rochester, 1927- Hudson, 2017

De Houseboat Days,1977

Versión de Iván Ivanissevich

 

 

Business Personals

 

The disquieting muses again:  what are “leftovers”?

Perhaps they have names for it all, who come bearing

Worn signs of privilege whose authority

Speaks out of the accumulation of age and faded colors

To the center of today.  Floating heart, why

Wander on senselessly?  The tall guardians

Of yesterday are steep as cliff shadows;

Whatever path you take abounds in their sense.

All presently lead downward, to the harbor view.

 

Therefore do your knees need to be made strong by running.

We have places for the training and a special on equipment:

Knee-pads, balancing poles and the rest.  It works

In the sense of aging:  you come out always a little ahead

And not so far as to lose a sense of the crowd

Of disciples.  That were tyranny,

Outrage, hubris.  Meanwhile this tent is silence

Itself.  Its walls are opaque, so as not to see

The road; a pleasant, half-heard melody climbs to its ceiling-

Not peace, but rest the doctor ordered.  Tomorrow…

And songs climb out of the flames of the near campfires,

Pale, pastel things exquisite in their frailness

With a note or two to indicate it isn´t lost,

On them at least.  The songs decorate our notion of the world

And mark its limits, like a frieze of soap-bubbles.

 

What caused us to start caring?

In the beginning was only sedge, a field of water

Wrinkled by the wind.  Slowly

The trees increased the novelty of always being alone,

The rest began to be sketched in, and then… silence,

Or blankness, for a number of years.  Could one return

To the idea of nature summed up in these pastoral images?

Yet the present has done its work of building

A rampart against the past, not a rampart,

A barbed-wired fence.  So now we know

What occupations to stick to (scrimshaw, spinning tall tales)

 By the way the songs deepen the color of the shadow

Impregnating your hobby as you bend over it,

Squinting.  I could make a list

Of each one of my possessions and the direction it

Pointed in, how much each thing cost, how much for wood, string, colored ink, etc.

 

The song makes no mention of directions.

At most it twists the longitude lines overhead

Like twigs to form a crude shelter.  (The ship

Hasn´t arrived, it was only a dream.  It´s somewhere near

Cape Horn, despite all the efforts of Boreas to puff out

Those drooping sails.)  The idea of great distance

Is permitted, even implicit in the slow dripping

Of a lute.  How to get out?

This giant will never let us out unless we blind him.

And that´s how, one day, I got home.

Don´t be shocked that the old walls

Hang in rags now, that the rainbow has hardened

Into a permanent late afternoon that elicits too-long

Shadows and indiscretions from the bottom

Of the soul.  Such simple things,

And we make of them something so complex it defeats us,

Almost.  Why can’t everything be simple again,

Like the first words of the first song as they occurred

To one who, rapt, wrote them down and later sang them:

“Only danger deflects

The arrow from the center of the persimmon disc,

Its final resting place.  And should you be addressing yourself

To danger?  When it takes the form of bleachers

Sparsely occupied by an audience which has

Already witnessed the events of which you write

Tellingly, in your log?  Properly acknowledged

It will dissipate like the pale pink and blue handkerchiefs

That vanished centuries ago into the blue dome

That surrounds us, but which are, some maintain, still here.”

 

 



[1] Según señalara Ashbery en una serie de lecturas de sus poemas, el título hace referencia a los “Avisos Personales” de la sección de “Clasificados” de los diarios locales de EEUU.  Agregó que podía ser entendido como una serie de anuncios que describen algo sobre el que los pone, es decir, el autor del poema.  Las lecturas se realizaron en la estación de radio WBAI-FM en Nueva York en los días 14 de mayo y 7 de junio de 1975 y se pueden escuchar en la siguiente página:

https://media.sas.upenn.edu/pennsound/authors/Ashbery/5-14-75/Ashbery-John_02_Business-Personals_WBAI-FM_New-York_5-14-75.mp3 )

[2] Hybris en el original, denota en griego clásico un exceso que amenaza al hombre, especialmente al que es virtuoso, cuando deja de actuar guiado por el ‘justo medio’ (vs. “Ética a Nicómaco” de Aristóteles).

[3] Dios griego del viento norte cuya representación iconográfica incluía siempre alas y ocasionalmente un caracol marino en la mano para soplar (vs. https://imgur.com/5uQHF4e ).

[4] Fruto tropical de Extremo Oriente, de color naranja, que al ser partido en dos revela un diseño central similar al de un blanco.

No hay comentarios.: