Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2011

todo se complica

El porvenir que nace como un niño, desnudo

...Cuando andemos de nuevo desnudos y no tengamos vergüenza Jesucristo
Desnudo nace el niño, desnudo y sin un céntimo.
El porvenir es un niño desnudo.
Vienen después los años, las leyes, los prejuicios, el alquiler,
los primeros ministros, y todo se complica.
Vienen los que se oponen a que la historia crezca,
las brújulas se inquieten y se apasionen los relojes,
y están los que se sientan en la piedra
("Non raggionam di lor, ma guarda e pasa").

A Moisés lo pusieron en una canasta, en la corriente,
y hubo un niño apodado La Suerte de California.
El porvenir estaba en ellos, desnudo y sin vergüenza.

Raúl González Tuñón, Buenos Aires, 1905- 1974
en El rumbo de las islas perdidas, Libros de Tierra Firme, Buenos Aires,1994
imagen Joe Sorren

nada en mí revive

Hotel Notre-Dame

Volví al Quartier
como en los tiempos de mi juventud
Creo que no vale la pena
porque nada en mí revive ya
de mis sueños de mis desesperaciones
de lo que hice a los dieciocho años

Demuelen manzanas enteras
cambiaron el nombre de las calles
Saint-Severin es desnudado
la plaza Maubert es más grande
y la calle Saint-Jacques se ensancha
Eso me parece mucho más hermoso
nuevo y más antiguo a la vez

Así es como habiéndome volado
la barba y el pelo muy corto
llevo un rostro de hoy
y el cráneo de mi abuelo

Por eso no lamento nada
y llamo a los demoledores
Echen por tierra mi infancia
mi familia y mis hábitos
Pongan una estación en su lugar
o dejen un baldío
que despeje mi origen
Yo no soy el hijo de mi padre
y sólo quiero a mi bisabuelo
Me hice un nombre nuevo
visible como un anuncia azul
y rojo subido a un andamiaje
tras el cual edifican
novedades mañanas

Blaise Cendrars,La Chaux-de-Fonds, Suiza, 1887 - París, 1961
de En el corazón del mundo (Fragmento encontrado)
en Poesía c…

juana bignozzi. sirvieron las normas para la felicidad?

*** ¿sirvieron las normas para la felicidad? ¿sirvieron las normas contra el aburrimiento? ¿crearon la ilusión de la utilidad en las inútiles? ¿el sueño del trabajo en las desocupadas?
nunca se va a una casa con las manos vacías nunca se viaja sin despedirse no se deja de saludar a fin de año no se debe hacer de la noche día
¿sirvieron las tonterías cotidianas para ser bienvenidas en fiestas a las que nunca debimos ir?

*** aún en la vejez en la miseria y en el final como hija única encantada de haberlo sido seré altanera y soberbia me vestiré con los últimos centavos con la lección de mi amiga distinguida cuando estuvo en la mala una blusa negra una pollera negra nunca se darán cuenta de que es siempre la misma invitaré con la carne que me fíe el carnicero llenaré las botellas de buenos vinos que hubo en mi casa con vino barato nunca esperen el final sólo lo verá el espejo de mi baño
Juana Bignozzi, Buenos Aires, 1937 en Si alguien tiene que ser después, Editorial Adriana Hidalgo, Colección La lengua, Buenos Ai…

que siga así

Mission to seamen

De un bodegón antiguo llegan
ecos de valse trasnochado.
Hay cerca un caño que gotea
pausadamente divagando.

Escucha al río poderoso
que trae e su ala incansable
la gaviota que suelta el muelle
como una ocurrencia del aire.

Escucha voces extraviadas
de himnos y órganos en rara lengua
que registra la alta pared
de la Misión Para Gente de Mar.

Mira la luna ahogada en el charco,
huele la sombra del callado puerto
-solo y perplejo, con ojos de bruma-
el marinero que perdió su barco.

Pequeña teoría

I
Un mapa es como un viaje, como un sueño pintado.
Aquí los sueños hablan,
discurren desde el alba a la sombra, se duermen,
despiertan, nacen, mueren y son dos avenidas
-el recuerdo, el olvido-
sus enconados límites.
El barrio es como un mapa.

II
A la hora en que el grillo parte, quién sabe adónde.
A la hora en que rueda por el canal la luna
y hay luz en la alta bohardilla del orfebre.
A la hora en que arrojan los papeles inútiles,
cuando la flor nocturna enam…

luciérnagas

** Un amante
Si pudiera atrapar la luz verde de la luciérnaga podría ocuparme de escribirte una carta.
** A un marido
Querido: más brillantes que las luciérnagas sobre el río Uji
son tus palabras en la oscuridad.
Amy Lowell, Boston 1874-1925 en Poetry Foundation, de Poetry de marzo 1917 versión © Silvia Camerotto imagen Luciérnagas, s/d

** A Lover
If I could catch the green lantern of the firefly I could see to write you a letter.

** To a Husband
Brighter than fireflies upon the Uji River Are your words in the dark, Beloved.

eres olvido

Nubes

No habrá una sola cosa que no sea
una nube. Lo son las catedrales
de vasta piedra y bíblicos cristales
que el tiempo allanará. Lo es la Odisea,
que cambia como el mar. Algo hay distinto
cada vez que la abrimos. El reflejo
de tu cara ya es otro en el espejo
y el día es un dudoso laberinto.
Somos los que se van. La numerosa
nube que se deshace en el poniente
es nuestra imagen. Incesantemente
la rosa se convierte en otra rosa.
Eres nube, eres mar, eres olvido.
Eres también aquello que has perdido.

Jorge Luis Borges, Buenos Aires 1899 - Ginebra 1986
De Los Conjurados, 1985
en Jorge Luis Borges, Obras completas III, Emecé, Buenos Aires, 2007
imagen de Jeffrey Vanhoutte, en Jeffrey Vanhoutte. Publicada en este blog con expresa autorización del autor.

nadie ha devuelto un sueño

La calle de los sueños perdidos

Dios creó al hombre para que fuera feliz. Tolstoi
Un hombre ha perdido un sueño y no lo puede encontrar.
Muchos seres perdieron un sueño. ¿Cuántos siguen el rastro del sueño perdido?
Un sueño puede perderse de día o de noche, a la hora indecisa de la madrugada, en la calle, en la casa, en un hotel, en una plaza, en un vagón de ferrocarril, en un barco. En cualquier lugar puede perderse un sueño como se pierde una llave.
¿Ha encontrado usted alguna vez una llave en la calle?
¿Ha encontrado un sueño perdido?
(De qué vale una llave, un sueño, si no es su llave, su sueño?)
El mundo está lleno de sueños perdidos.
El honrado chofer devolvió la valija olvidada en su coche de alquiler. El honrada transeúnte devolvió la cartera repleta de billetes.
Nadie, que yo sepa, ha devuelto un sueño.
Nadie.
Y los sueños se pierden, de la noche a la mañana, como cualquier objeto. Se pierden y se encuentra. (¿Dónde? ¿Dónde?)
Un hombre ha perdido un sueño. (Se gratificará a qu…

atravesando mi alma

Luego del fulgor del día

Luego de que el fulgor del día se ha ido,
solo la oscura, oscura noche muestra a mis ojos las estrellas;
luego del estruendo del órgano majestuoso, o coro, o banda perfecta,
silenciosa, atravesando mi alma, se mueve la verdadera sinfonía.

Walt Whitman, West Hills, condado de Suffolk, Nueva York, 1819 – Camden, Nueva Jersey, 1892
de Hojas de hierba
versión © Silvia Camerotto
imagen Walt Whitman por © Thomas Eakins

After the dazzle of day

After the dazzle of day is gone,
only the dark, dark night shows to my eyes the stars;
after the clangor of organ majestic, or chorus, or perfect band,
silent, athwart my soul, moves the symphony true.

hay que ser casto para saber no comer

**
Yo estaba vivo
y estaba allí donde siempre
¿Comía yo?

No
pero cuando tenía hambre yo retrocedía con mi cuerpo
/y no me comía a mí mismo
pero todo esto se ha corrompido
una operación insólita se efectuaba
yo no estaba enfermo
yo reconquistaba la salud
siempre por un retorno hacia atrás del cuerpo
mi cuerpo me traicionó
él no me conocía bien aún
comer es llevar adelante aquello que debe quedar atrás
¿Dormía yo?

No, no dormía
hay que ser casto para saber no comer
Abrir la boca, es ofrecerse a las miasmas
Entonces ¡nada de bocas!
Nada de boca
nada de lengua
nada de dientes
nada de laringe
nada de esófago
nada de estómago
nada de vientre
nada de ano

Yo reconstruiré al hombre que soy

**
Soy yo
el Hombre
quien será el Juez
a fin de cuentas
es a mí
al que todos los elementos
del cuerpo y de las cosas
vendrán a referirse
Es el estado de mi
cuerpo quien hará
el Juicio Final

**
No es posible que al fin el milagro no estalle
He sido demasiado castigado
Me he atormentado demasiado en el mundo

william faulkner. el hombre viene

VI
El hombre viene, el hombre va, y deja atrás los blancos huesos que soportaron su lujuria; el palafrén de sus amores y sus odios al final se encuentra entre el polvo de la cuadra.
Él lo engañó y aquel soportó aún su deseo más profundo; pero ahora que cumplió su deseo, descubre que el caballo fue quien lo engañó.

William Faulkner, Albany, 1897- Oxford, 1962
deA Green Bough, 1933, publicado comoThe Marble Faun and A Green Bough, Random House, New York, 1965
versión © Silvia Camerotto imagen de Johanna Bohoy © , Horse barn, snow

VI
Man comes, man goes, and leaves behind the bleaching bones that bore his lust; the palfrey of his loves and hates is stabled at the last in dust.
He cozened it and it did bear him to wishing’s utmost rim; but now, when wishing’s gained, he finds it was the steed that cozened him

seré siempre el mismo

a Emma Gunst


Letanía

Tom ¿me dejarás amarte en tu restorán? Dejaré que me prepares un sándwich inventado por ti y lo comeré y lo llamaré sándwich carolina. después besarás mis labios y probarás la mayonesa y así es como me amarás en mi restorán
Tom, ¿vendrás a mi departamento beige y vacío y me ayudarás a armar mi sofá cama? sí, y yo dejaré los tornillos flojos para que cuando nos movamos en él, más tarde, se hamaque como una cuna y entonces sabrás que eres mi chica
Tom, estoy en la explanada sentada en mi moto de cross. ¿Saldrás de la cocina y vendrás a mirar a la gente conmigo? sí, y después correremos a tu dormitorio. yo ganaré y nos enredaremos en tu edredón mientras chorrea la transpiración de nuestros vientres y de nuestras frentes
Tom,  las estrellas nos visitan esta noche, como gemas de caramelo del alhajero de una niña. ¿Podemos caminar hasta el estanque de los patos más tarde?  sí, y también podemos ir más allá de las trepadoras. te hamacaré, pero promete que te sostendrás fuerte. si me …

así parecen los deseos que pasaron

** Deseos
Como cuerpos bellos de muertos que no han envejecido y los encerraron, con lágrimas, en una tumba espléndida - con rosas en la cabeza y en los pies jazmines -, así parecen los deseos que pasaron sin cumplirse; sin que ninguno mereciera una noche de placer, o un alba luminosa.
** Antes de que los cambie el tiempo
Gran aflicción sintieron en su separación. ellos no la querían; eran las circunstancias. Necesidades vitales le hicieron a uno de ellos irse lejos -Nueva York o Canadá. Su amor, sin duda, no era el mismo de antes; había disminuido la atracción gradualmente, había disminuido mucho su atracción. Pero separarse, ellos no lo querían. Eran las circunstancias. O quizá como un artista se reveló el Destino separándolos ahora, antes de que se apague el sentimiento, antes de que los cambie el Tiempo. El uno para el otro será como si perdurase siempre el hermoso muchacho de los veinticuatro años.
** Cimón, hijo de Learco, de 22 años, estudiante de Letras griegas (en Cirene)
"Mi final sobrevino cuan…

yo sé bien por qué

IV. El libro "El Libro debe ser Viento, correr la cortina. El Libro debe ser Potro del Sha Ismael, encaramarte sobre su lomo y lanzarte al asalto de los dragones... Los dragones están en la puerta de la fortaleza, los dragones están allí, monstruos negros con siete cabezas, terminarás por vencerlos, y penetrarás a un jardín..." Sélime había encontrado ese libro: caracteres muy negros sobre papel blanco, un libro de una cuarentena de páginas, grande como la mano...VI. La página 21 "Empezaremos por invocar la Tierra. Tú que eres Tierra, es necesario saber amarte. En ti reposa el grano de nuestras cosechas y los cimientos de nuestras casas. En tu seno, nuestro fierro y nuestro carbón, en tu seno, nuestra vida, efímera como los vientos, en ti... Tú que te llamas Tierra, tú cambias sin tregua. Tú nos creaste en las gotas de tu agua. Nosotros te transformamos y nos ocurre lo mismo..." Así habla la página 21. Sélime volvió a cerrar el lib…

siempre te amaré

Declaración moderna
Yo, que he amado desde que era una niña unas pocas cosas, sin dudar jamás de esos afectos; ni por timidez en las casas de los ricos o frente a los clérigos he negado estos amores; ni cuando fui tratada por cínicos como los quiroprácticos me quejé o acomodé una vértebra para el descrédito de estos amores; ni aún ansiosa por conseguir un trabajo los disminuí con una sonrisa especuladora; ni cuando aturdida por el alcohol me burlé de ellos por el dolor del corazón o perezosa acaricié los dedos de sus perspicaces enemigos; declaro
que siempre te amaré. No importaqué partido ostente el poder; no importa que combinación temporaria y expeditiva de intereses aliados gane la guerra; siempre te amaré.

Edna St. Vincent Millay, 1892, Rockland, Maine – 1950, Austerlitz, New York
Versión © Silvia Camerotto en Edna St. Vincent Millay, Collected Lyrics, Harper Colophon Books, New York, 1981
imagen: Pillow Book 3 de Anne Arden McDonald, bajo exclusiva autorización de la autora. Enlace:  anne…

cada mujer es una puta

Lesbos

¡Maldad en la cocina!
Las papas se quejan.
Todo es Hollywood, sin ventanas,
la luz fluorescente palpitando como una terrible migraña,
tímidas tiras de papel en lugar de puertas—
telones, la fritura de una viuda.
Y yo, amor, soy una mentirosa patológica,
y mi hija, — mírala, la cara contra el piso,
pequeño títere sin cuerdas, pataleando para desaparecer—
vaya, es una esquizofrénica,
su cara roja y blanca, un ataque.
Tiraste sus gatitos por la ventana
a una especie de pozo de cemento
donde ellos cagan y vomitan y chillan, y ella no puede oírlos.
Dices que no la soportas,
la bastarda es una niña.
Tú, a quien se le quemaron las válvulas como una radio barata,
limpia de voces e historia, el ruido
estático de lo nuevo.
Dices que debería ahogar los gatitos. ¡Apestan!
Dices que debería ahogar a mi niña.
Si está loca a los dos, se cortará el cuello a los diez.
El bebé, caracol rechoncho, sonríe
desde las brillosas baldosas naranjas del linóleo.
Podrías comértelo. Es un varón.
Dice…