Ir al contenido principal

siempre te amaré



Declaración moderna

Yo, que he amado desde que era una niña unas pocas cosas, sin dudar jamás de
esos afectos;
ni por timidez en las casas de los ricos o frente a los clérigos he negado estos amores;
ni cuando fui tratada por cínicos como los quiroprácticos me quejé o acomodé una vértebra para el descrédito de estos amores;
ni aún ansiosa por conseguir un trabajo los disminuí con una sonrisa especuladora; ni cuando aturdida por el alcohol
me burlé de ellos por el dolor del corazón o perezosa acaricié los dedos de sus perspicaces enemigos; declaro

que siempre te amaré.
No importa  qué partido ostente el poder;
no importa que combinación temporaria y expeditiva de intereses aliados gane la guerra;
siempre te amaré.


Edna St. Vincent Millay, 1892, Rockland, Maine – 1950, Austerlitz, New York
Versión © Silvia Camerotto
en Edna St. Vincent Millay, Collected Lyrics, Harper Colophon Books, New York, 1981
imagen: Pillow Book 3 de Anne Arden McDonald, bajo exclusiva autorización de la autora. Enlace:  anneadenmcdonald

Modern Declaration

I, having loved ever since I was a child a few things, never having
wavered
In these affections; never through shyness in the houses of the
rich or in the presence of clergymen having denied these
loves;
Never when worked upon by cynics like chiropractors having
grunted or clicked a vertebra to the discredit of those loves;
Never when anxious to land a job having diminished them by a
conniving smile; or when befuddled by drink
Jeered at them through heartache or lazily fondled the fingers of
their alert enemies; declare

That I shall love you always.
No matter what party is in power;
No matter what temporarily expedient combination of allied
interests wins the war;
Shall love you always.

Comentarios

Anónimo dijo…
no dudar de los afectos, ni de los pequeños (que entonces no lo son, cuando no dudamos)y saber y declarar el amor para siempre... es identidad, es magia, es realidad, y al fin, Un Gran Amor (qué felicidad, aunque pueda arrastrar penas)
abrazo, Yamana
Siento que el amor es otra cosa. Eso que se defiende con uñas y dientes. Nada que se niega puede ser objeto de amor. Ni cuestión de tibiezas...

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…