domingo, octubre 23, 2011

que siga así


Mission to seamen

De un bodegón antiguo llegan
ecos de valse trasnochado.
Hay cerca un caño que gotea
pausadamente divagando.

Escucha al río poderoso
que trae e su ala incansable
la gaviota que suelta el muelle
como una ocurrencia del aire.

Escucha voces extraviadas
de himnos y órganos en rara lengua
que registra la alta pared
de la Misión Para Gente de Mar.

Mira la luna ahogada en el charco,
huele la sombra del callado puerto
-solo y perplejo, con ojos de bruma-
el marinero que perdió su barco.

Pequeña teoría

I
Un mapa es como un viaje, como un sueño pintado.
Aquí los sueños hablan,
discurren desde el alba a la sombra, se duermen,
despiertan, nacen, mueren y son dos avenidas
-el recuerdo, el olvido-
sus enconados límites.
El barrio es como un mapa.

II
A la hora en que el grillo parte, quién sabe adónde.
A la hora en que rueda por el canal la luna
y hay luz en la alta bohardilla del orfebre.
A la hora en que arrojan los papeles inútiles,
cuando la flor nocturna enamora al rocío
y el canto del borracho se pierde en la distancia.
A la hora en que el silencio, que es poeta, cuenta cosas
(ya en su largo cansancio se tendió la barriada)
a la musa recóndita de las alcantarillas.
Cuando el titiritero sale del barracón
y maneja los hilos
que unen a las gentes con los sueños.

Óleo neorrealista con luz sur

("... Y Raúl González Tuñón/ el poeta que colgarán/ de la techumbre de un figón/ que esta canción es la canción/ de la rebanada de pan", Rega MOlina, Azul de mapa)

Que siga así esta fonda con su fondo
de profunda cocina velazqueña
y su cortina de humo trasnochada
y el banco tosco y la baraja sucia.
Tan porteña, tan internacional,
como nuestra ciudad desparramada.

Taberna de una calle sin historia
en la densa cintura suburbana.
Almanaque caduco, espejo roto,
moscas, mesón oscuro, vino en pipa
de generosa estirpe cantinera.
¡Llena de tango y coplas asturianas!

Siempre la veré así: gente que habla
de lo que ocurre y lo que va a ocurrir.
Luna y sol de vereda popular
o la garúa penetrando el muro.
La mariposa muerta en la tulipa
y un niño que dibuja en la ventana
algo que tiene forma de futuro.

Algo que tiene forma de país.

Raúl González Tuñón, Buenos Aires, 1905- 1974
en Poemas para el atril de una pianola, Libros de Tierra Firme, Buenos Aires,1993
imagen s/d

2 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Maravilloso. Acabo de conocerlo.

Tamarit dijo...

Pero qué lindas, las imágenes de estos poemas. "Tuñón ineludible"...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...