Ir al contenido principal

relámpagos antiguos

bc026l-ultimo-ballo-posters.jpg



vaivén
Es todo por la pena del adiós y el sollozo;
turbiones de vacío recalentando el páramo,
granizo del olvido trizado a dentelladas,
y un acento musgoso para decir: no te amo.

Vuelvo para marcharme delante de una etapa:
no sé de dónde llueven crisantemos azules
sobre esta siempreviva desolación abúlica
que taladró su barro para sembrar perfume.

Me quedo sin los ojos que te dieron aureola,
y vestidura blanca, y espanto de cordera;
he perdido la boca que te nombró temblando
y el frescor del espejo que duerme en la cisterna.

Me quedo sin las manos que retuvieron ávidas
tu calor marfileño, tu contorno de sombra;
quedo sin las agujas de tu mirada viva,
sin la nieve caliente que estallaba en tu boca.

Asimilando llanto, se enarca lo sentido
con la emoción rodando sobre el fugaz declive;
la nostalgia me clava relámpagos antiguos
en la pantalla opaca de este presente triste.

Todo lo que se llora vale lo que se muere,
y todo lo que muere vale más si agoniza
tendido en hojarasca de fallida esperanza,
asistido por duendes de malograda risa
.

Hace ya mucho tiempo que estoy anocheciendo;
que se me cae la espuma del primer torbellino;
que repudio la gracia de los ojos vendados...
Hace ya mucho tiempo que no duermo conmigo!

Que no duermo, ni encuentro los rincones de fieltro
donde me daba cita con lo mejor de mi alma,
vivo la pesadilla de vivir sumergido
y agujereando el turbio cristal de mi escafandra.

Para decir no te amo la voz me sabe a ruina;
mi espíritu se dobla, tronchado como un junco;
me llega desde lejos una canción de ronda
que sepulta treinta años donde cabe un minuto.

Quiero decir: no te amo porque ya las estrellas
me lastiman los ojos; porque ya los ocasos
me llegan sofrenados, olorosos de hiedra...
¡Quiero decir no te amo porque me siento manso!

Quiero decirlo... pero se me quiebra la lengua,
toda mi sangre llora y el corazón se entorna,
sobre el eco suicida se levanta una noche
de estrellas naufragadas y silencios de pólvora.

Desmantelada noche de mendicante luna
que asfixia las luciérnagas de mi selva insumisa,
noche rota en carbones que matarán la rosa
que encendió con su soplo tu alborada imprevista.

Petrificar mi lágrima para decir: no te amo.
¡Cómo me pesa siempre lo que no tuve nunca!
Para decir: no te amo... Nacer cantando muertes....

Yo soy aquel que pasa bebiéndose la bruma.



Joaquín Gómez Bas

Comentarios

Anónimo dijo…
este poema me retrajo a mi propia historia, si te has dado cuenta, también me llamo Joaquín Gómez y este poema es como otros que escribí hace muchos años atrás. La historia de la humanidad se repite en cada hombre, se llame o no Joaquín Gómez.

Joquín Gómez Mella

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…