domingo, enero 20, 2008

ya no hay amores insensatos

g3521freschezza-posters.jpg


final
quizás no fue que se acabó el amor
quizás fue que se te acabó la cocaína
o te desequilibró el horóscopo del diario
quizás fallaron las hormonas
o la irrigación del cerebro

quizás tenías un depresión profesional
o números rojos en el banco

el escenario de las tragedias ha cambiado
y los motivos también

ya no hay amores insensatos
sino aburridos acoplamientos programados

sólo en la página
el amor
toca a rebato

para que nadie se manche las manos
ni sufra demasiado.

No hay comentarios.:

amelia biagioni. la llovizna

La llovizna Yo, con la vaga frente en la balada y el talón en el musgo de los siglos, yo que inventé el otoño levemente y gri...