Ir al contenido principal

el espanto


habla una lengua extranjera y todos le escuchan con respetuoso recogimiento1. esta única sucesión de vibraciones sana a los hombres. la mirada del ángel.
se ha buscado tener un cuerpo limpio2. se ha buscado la fisura del goce en el cuerpo elemental.
el fenómeno se extiende. se entiende. esta es la misión de la verdad. los poetas no pueden decirla: acabarían en el hospicio.
nadie resuelve la presencia. yo puedo prescindir de sus ojos3. si alguien los cierra seguiré existiendo.
no podemos sentir ni demasiado fuerte, ni demasiado pronto, ni demasiado hondo. la pasión puede tener un sentido más violento que el deseo de los cuerpos5. el uno primitivo que se convierte en dos.
no lo lleves al pasado del hombre. no le creas. comprendes?
quién será el juez?6
no aceptamos aquello que
va más allá de los límites de la realidad7. la estupidez arrasa. no estamos dispuestos. hemos abandonado la experiencia interior.
piedad para las pintadas negras de la desolación8. piedad para los que no buscan la locura de este lado. alopidol inyectable. las fuerzas del poder.
el delirio permite aquello único que se tiene: las marcas del goce y del dolor.
estaba en el umbral pidiendo ayuda, ella, dueña de la hermosura de las criaturas de la noche. ha visto extinguirse su vida como un corazón que deja de amar9. él se sienta a esperarla.
dios es un alcohólico y la vida es un cuento contado por un idiota10.
pérdida y alboroto. rotura del espejo.
la noche del lenguaje individual.
doctor, ¿por qué lo has abandonado?11

*texto inspirado en la película hombre mirando al sudeste
[1] Lautréamont, Cantos de Maldoror.
[2] Artaud, Textos
[3] Eliseo Subiela, Hombre mirando al sudeste
[4] Eliseo Subiela, Hombre mirando al sudeste
[5]Georges Bataille, El erotismo
[6]Artaud, Textos
[7]Eliseo Subiela, Hombre mirando al sudeste
[8]Jacobo Fijman, Poesía completa
[9]Lautréamont, Cantos de Maldoror
[1o] Shakespeare, Macbeth, Acto V, Escena V
[11] Eliseo Subiela, Hombre mirando al sudeste

Comentarios

Pol dijo…
Una de miedo y otra de espanto...no se me asuste no es para tanto.!
sibila dijo…
buena con su rima, pol!
susto? ni ahí (sigamos la trama del discurso). solo decepción.
saludo.
meridiana dijo…
Dr. porqué? porqué?
pregunta que los médicos no podrían contestar

apenas señalar donde duele

" hay almas que NO SABEN"

"Uds. los mediquitos de la 18 son tiernos y hasta besan al leproso, pero/se casarían con el leproso?"

"qué cosa curar?
A.P

Pensaba en la figura de él muy quieto, mirando imperturbable, hacia algo que ya no estaba ahí.

cuando estaba en el cine, alguien cerca, en susurros dijo: no te das cuenta, es Cristo!

yo siempre pensé que era un poeta, como Jacobo, como tantos, como todos.

el espanto sí

Saludos
Lilián
sibila dijo…
el espanto, lilián. aquello que muchos no alcanzan a comprender.
un saludo.

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…