jueves, agosto 11, 2011

la que pudiera alojar tu mano



Para ti, precisamente esta

Tanto daría,
a qué imagen te entregaras,
la conozcas, sueñes,

la de perla
cálculo en la ostra,
como esféricas piedritas adquieren
forma en el cerebro de peces,

la de cuando
la madreperla se acerca
a orillas,
engendra
bajo el rocío nocturno,

la de Índicos,
suprema en luz que devuelve
fulgor blanco,

ninguna
que no encarne la que pudiera
alojar tu palma,
ni firme ni huyendo,
que de morderla
te enseñaría cuánto difieren
los alimentos de rapiña
del nutrirse con perlas,
caminos ciertos,
de vías no señaladas,

y llegando al núcleo,
revelarte quién eres en tu perla,
cómo el reino del Padre,
es un mercader que atesora,
junta lo ganado, corre
a comprarse la más codiciada,
para ti, precisamente ésta.


Alberto Girri,  Buenos Aires, 1919-1991
en Alberto Girri, Obra Poética V, Corregidor, Buenos Aires, 1988
imagen de Esmeralda Torres, Leviatán, 2006 en Esmeralda Torres , publicada con expresa autorización de la autora

2 comentarios:

Tamarit dijo...

Qué voz inconfundible. Apenas comencé a leerlo, y aunque no lo conocía, me dije: "¡esto es un Girri!": como ante el cuadro de un gran maestro.

Saludos sanvicentinos.

Anónimo dijo...

Me encanta el relámpago violento de brillos nacarados que va surcando cada una de esta suerte de estrofas, ritmo de látigo silente pero cortante. Esférica o irregular, pequeña y concentrada, pero llena de una electricidad palpable, audible en cada sílaba...

Es fantástico, sencillamente fantástico.

Qué poco conocido es Girri por aquí, cuánto nos perdemos...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...