Ir al contenido principal

algo real está aún por conocerse...



De la terrible duda de las apariencias

De la terrible duda de las apariencias,
de la incertidumbre después de todo, de que podríamos estar engañados,
de que tal vez confianza y esperanza no son más que especulaciones después de todo,
de que tal vez la identidad más allá de la tumba es una bella fábula no más,
tal vez las cosas que percibo, los animales, plantas, hombres, colinas, aguas brillantes y fluyentes,
los cielos del día y la noche, colores, densidades, formas, tal vez sean (como sin duda son) tan solo apariciones, y el algo real está aún por conocerse,
¡cuántas veces se lanzan fuera de sí mismas para confundirme y burlarse de mí!
Cuántas veces yo pienso que no sé, ni sabe ningún hombre, nada de ellas,)
tal vez pareciéndome lo que son (como sin duda sólo parecen en verdad)  como desde mi actual punto de vista, y podrían resultar (como resultarán por supuesto) nada de lo que aparentan, o nada de ninguna manera, desde puntos de vista enteramente distintos;
para mí estas cosas y las semejantes a ellas son curiosamente respondidas por mis amantes, mis queridos amigos,
cuando aquel a quien amo viaja conmigo o se sienta un largo rato aferrándome la mano,
cuando el aire sutil, lo impalpable, el sentido que palabras y razón no aferran, nos circunda y nos impregna,
entonces me cargo de inexpresada e inexpresable sabiduría, me mantengo callado, no requiero nada más,
no puedo responder a la pregunta de las apariencias o de la identidad más allá de la tumba,
sino que camino o me quedo sentado indiferente, estoy satisfecho,
el que aferra mi mano me ha satisfecho totalmente.

Walt Whitman, West Hills, condado de Suffolk, Nueva York, 1819 – Camden, Nueva Jersey, 1892
en Hojas de Hierba, Walt Whitman, Edición bilingüe, Introducción, traducción y glosario: Pablo Ingberg, Editorial Losada, Buenos Aires, 2008
imagen: Walt Whitman 

Of the terrible doubt of appearances

Of the terrible doubt of appearances,
Of the uncertainty after all, that we may be deluded,
That may-be reliance and hope are but speculations after all,
That may-be identity beyond the grave is a beautiful fable only,
May-be the things I perceive, the animals, plants, men, hills, shining and flowering waters,
the skies of day and night, colors, densities, forms, may-be these are (as doubtless they are) only apparitions, and the real something has yet to be known,
(How often they dart out of themselves as if to confound me and mock me!
How often I think neither I know, nor any man knows, aught of them,)
May-be seeming to me what they are (as doubtless they indeed but seem) as from my present point of view, and might prove (as of course they would) nought of what they appear, or nought anyhow, from entirely changed points of view;
To me these and the like of these are curiously answer’d by my lovers, my dear friends,
When he whom I love travels with me or sits a long while holding me by the hand,
When the subtle air, the impalpable, the sense that words and reason hold not, surround us and pervade us,
Then I am changed with untold and untellable wisdom, I am silent, I require nothing further,
I cannot answer the question of appearances or that of identity beyond the grave,
But I walk or sit indifferent, I am satisfied,
He ahold of my hand has completely satisfied me.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…