Ir al contenido principal

porque la marea ha bajado




Partida

Poco importa el camino que tomo,
y a dónde me lleva,  poco  importa;
pero  para que mi corazón no se rompa,
de esta casa debo irme, y algún lugar, lejos.

Poco sé de lo que hay en mi corazón,
de lo que hay en mi cabeza  poco sé,
pero ese algo en mí debo superar y empezar la marcha,
y poco importa a dónde van mis pies.

Me gustaría poder caminar un día y una noche,
y  encontrarme al amanecer en un lugar desolado
en una carretera sin huellas de autos a la vista,
ni el techo de una casa, ni la mirada de un rostro.

Me gustaría poder caminar hasta que mi sangre se derrame,
y me desplome para no agitarme más,
en una playa amplia porque la marea ha bajado,
y las rocas musgosas, desnudas bajo la lluvia.

Basural o muelle, traiga lo que traiga el camino
que tome,  poco  importa;
y acurrucada muerta en una zanja en algún lugar
poco me preocuparía por el escándalo que harán.

“¿Ocurre algo, querida”, ella dijo,
“que trabajas tan callada?”.
No, madre, no. Se enredó mi hilo.
Está pitando la pava, prepararé el té”.   

Edna St. Vincent Millay, 1892, Rockland, Maine – 1950, Austerlitz, New York
Versión © Silvia Camerotto
en Edna St. Vincent Millay, Collected Lyrics, Harper Colophon Books, New York, 1981
imagen: Self Portrait N54# de Anne Arden McDonald, bajo exclusiva autorización de la autora. Enlace:  anneadenmcdonald


Departure

It's little I care what path I take, 
And where it leads it's little I care; 
But out of this house, lest my heart break, 
I must go, and off somewhere. 

It's little I know what's in my heart, 
What's in my mind it's little I know, 
But there's that in me must up and start, 
And it's little I care where my feet go. 

I wish I could walk for a day and a night, 
And find me at dawn in a desolate place 
With never the rut of a road in sight, 
Nor the roof of a house, nor the eyes of a face. 

I wish I could walk till my blood should spout, 
And drop me, never to stir again, 
On a shore that is wide, for the tide is out, 
And the weedy rocks are bare to the rain. 

But dump or dock, where the path I take 
Brings up, it's little enough I care; 
And it's little I'd mind the fuss they'll make, 
Huddled dead in a ditch somewhere.
 

"Is something the matter, dear," she said, 
"That you sit at your work so silently?" 
"No, mother, no, 'twas a knot in my thread. 
There goes the kettle, I'll make the tea." 

Comentarios

emmagunst dijo…
Qué joyita de poema...de principio a fin!

"Poco importa"...pero cuánto importa!!!

HERMOSO
Tamarit dijo…
Interesantísima poeta. Qué claridad, o clarividencia, la que le permite agregar la última estrofa a lo ya dicho. Leer más de ella, me nace querer.

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…