Ir al contenido principal

adelante


Rendezvous

No vine por estas hermosas flores  que decoran tu habitación. De hecho,
podría haberte amado mejor en la oscuridad;
es decir, en cuartos no adornados con rosas, cuartos más informales, menos conscientes
de la historia entre bastidores, a punto de entrar con aire apacible

en pesadas puntas de pie, en el momento preciso: “Adelante”.
No es que me gusten los ceniceros llenos y el lugar hecho un caos,
o el cubículo monástico empalagosamente austero y riguroso,
pero en parte, estos adornos formales de nuestra Afrodita de la calle Ocho son demasiado griegos,
y en parte porque enriquecer las pobres paredes con nuestra natural belleza 
hubiera sido más chic.

Sin embargo, aquí estoy, te conté de mi pelea con el taxista sobre un verso de Milton, y te reíste; 

y tú eres tú, ningún otro.
Tu risa  sacude mi piel con pequeños y exquisitos toques.
Pero soy perversa: me gustaría que no hubieras refregado —con piedra pómez, supongo—
las manchas de tabaco de tus hermosos dedos. Y desearía no sentirme como tu madre.

Edna St. Vincent Millay, 1892, Rockland, Maine – 1950, Austerlitz, New York
Versión © Silvia Camerotto
en Edna St. Vincent Millay, Collected Lyrics, Harper Colophon Books, New York, 1981
imagen: Recumbent, W. Carter, en William Carter. Sitio Web: William Carter , cuya publicación en este blog fuera autorizada por el autor. 

Rendezvous

Not for these lovely blooms that prank your chambers did I come. Indeed,
I could have loved you better in the dark;
That is to say, in rooms less bright with roses, rooms more casual, less aware
Of History in the wings about to enter with benevolent air
On ponderous tiptoe, at the cue, "Proceed."
Not that I like the ash-trays over-crowded and the place in a mess,
Or the monastic cubicle too unctuously austere and stark,
But partly that these formal garlands for our Eighth Street Aphrodite are a bit too Greek,
And partly that to make the poor walls rich with our unaided loveliness
Would have been more
chic.

Yet here I am, having told you of my quarrel with the taxi-driver over a line of Milton, and you laugh; and you are you, none other.
Your laughter pelts my skin with small delicious blows.
But I am perverse: I wish you had not scrubbed—with pumice, I suppose—
The tobacco stains from your beautiful fingers. And I wish I did not feel like your mother.

Comentarios

Cómo llegó a descubrir este tesoro?
Este poema produce lectores insaciables. ¿Dónde se "consiguen"?
sibila dijo…
de 'Edna St. Vincent Millay, Collected Lyrics, Harper Colophon Books, New York, 1981' que está en mi biblioteca junto a muchos otros parecidos e igualmente llenos de tesoros.
la mayor dicha. la mejor compañía.
irene gruss dijo…
E puoi, creo que todo el poema fue escrito para decir, incluso el final, "Tu risa sacude mi piel con pequeños y exquisitos toques". Gracias, Irene
emmagunst dijo…
Y tú eres tú, ningún otro...

Sibila, me en-can-tó!!!
sibila dijo…
a todos, gracias.
s.
Tamarit dijo…
Muy lindo poema. Muy raro, muy especial, en el sentido de que bueno sería que hubiera más de esta poesía.

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…