Ir al contenido principal

como las comedias de situación



Puerta de la Muerte

Por supuesto que los muertos nos superan
—¡Cómo crecen sus ejércitos!
Mi madre ahora arcaica como Minos,
ella, quien murió hace cuarenta años.

Después de sus procesamientos, los muertos
se sientan en grupos y miran la tv,
por la que deben estar interesados,
pues en ella nos ven a usted y a mí.

Estos cuatro, que jamás se conocieron
murieron en un mes, juntos, sentados
uno al lado del otro, frente a la misma pantalla
sin una guía televisiva.

Los brazos relajados rodeando los hombros,
aunque no sienten nada, quienes
cuando elegantemente ignoran el dolor
abandonan también los sentimientos.

Así que miran amigo y pariente
y vida allí, tal como la piensan
—en blanco y negro, repetitiva
como las comedias de situación.

Con placer y lágrimas al comienzo
dan la bienvenida a cada programa en las estaciones de la muerte,
pero al final pierden el interés,
su aburrimiento torna en impaciencia.

“¿Él me extraña? Debe estar bromeando
—esta semana se acuesta con un policía”.
“Ella ahora solo lee Little Gidding”.
“Se están poniendo viejos. Quisiera que pararan”.

El hábito de la compañía
falla —rompen el contacto:
alejando lentamente brazo y cadera,
hasta que separados, en el sofá

coquetean con la amnesia, desvían la mirada
como si no estuvieran ya en otra parte,
pero cuando la nieve desdibuja la imagen,
de espaldas, la miran posesivos.

La nieve sopla hacia ellos, hasta que su asiento
lleno de copos se convierte
en un banco nevado, en un paisaje nevado y allí
se encuentran a sí mismos con todos los muertos,

cuando la luz inmóvil de la corteza de la nieve les revela
a Minos dando vueltas y a mi madre.
Aunque ninguno de los reclutas los conoce,
ni se reconocen entre sí,

han sido magníficamente entrenados
en la disciplina perfecta
de un presentador arcaico, y apartados
del recuerdo brevemente acuartelado.

Thom Gun, Gravesend, 1929 – San Francisco, 2004
en Worlds, seven modern poets, editado por Geoffrey Summerfield, Penguin Education, Middlesex, Inglaterra, 1979
versión © Silvia Camerotto
 imagen: Thom Gunn en Poetry society org.

Death's Door
Of course the dead outnumber us
– How their recruiting armies grow!
My mother archaic now as Minos,
She who died forty years ago.
After their processing, the dead
Sit down in groups and watch TV,
In which they must be interested,
For on it they see you and me.
These four, who though they never met
Died in one month, sit side by side
Together in front of the same set
And all without a TV Guide.
Arms round each other's shoulders loosely,
Although they can feel nothing, who
When they unlearned their pain so sprucely
Let go of all sensation too.
Thus they watch friend and relative
And life here as they think it is
– In black and white, repetitive
As situation comedies.
With both delight and tears at first
They greet each programme on death's stations,
But in the end lose interest,
Their boredom turning to impatience.
"He misses me? He must be kidding
–This week he's sleeping with a cop."
"All she reads now is Little Gidding."
"They're getting old. I wish they'd stop."
The habit of companionship
Lapses – they break themselves of touch:
Edging apart at arm and hip,
Till separated on the couch
They woo amnesia, look away
As if they were not yet elsewhere,
But when snow blurs the picture they,
Turned, give it a belonging stare.
Snow blows out toward them, till their seat
Filling with flakes becomes instead
Snow-bank, snow-landscape, and in that
They find themselves with all the dead,
Where passive light from snow-crust shows them
Both Minos circling and my mother.
Yet none of the recruits now knows them,
Nor do they recognize each other,
They have been so superbly trained
Into the perfect discipline
Of an archaic host, and weaned
From memory briefly barracked in.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…