lunes, abril 30, 2012

pasión, aversión, confusión



Aquí y ahora, en el cuerpo tosco

I
Toda muerte es por crimen,
aquí, ahora,

se sabe,
mueres porque se te mata,
como al inclinarte, ladearte,
sabes qué haces,
vas y vienes,
y lo sabes,

tendrías que saberlo, que te rodean
victimarios,
inminentes, potenciales,
de hecho, visibles, inadvertidos,

y que también lo eres,
y que te toca esperarlos, el rostro
alargándose en el miedo,
tus espaldas encogiéndose,
y los estados
por los que un cuerpo ensaya
ser víctima:
pasión, aversión y confusión,
duda y dependencia,
y la ninguna fe
en un aquí donde no hubiera tránsitos,
ni nacer, envejecimiento,
marchitamiento,
y como espejismo,
burbuja en la corriente,
un cuerpo tosco.

II

Todos que matan a todos,
¿quién disuadiría a quién?

todo que mata a todos,
¿se disuadiría la piedra
de despegarse de su montaña,
bajando a aplastar,
y el árbol abatido
por la tormenta, derribándonos,
y el gusano que en nosotros
sólo ve comida en corrupción, vísceras?

III

Se sabe,
como no se sabe de victimarios
que pregunten al que muere
por los méritos que hizo.


Alberto Girri, Buenos Aires, 1919-1991
de Inéditos, 1987 
en Alberto Girri, Obra Poética V, Corregidor, Buenos Aires, 1989
imagen István Sándorfi©, Dust, en Uno de los nuestros

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...