martes, mayo 01, 2012

el infortunio



Sin tenerlo claro

Confiar en la dicha,
hada de la casa, deidad del lecho,
aun sin tenerlo claro,

si con solo
invocarla es suficiente,

si envolviéndonos
en la voz dicha,
de la belleza visual,
somos ya su abundancia,
y su exceso,
exagerados lo bueno y lo mejor,
con más de réplicas agradables,
más de contento,
más de resarcirnos,
más de desasirnos de cuanto
aprendimos sin dicha,
duro de cargar,
más de no participar
más de lo que toda dicha
guarda, latente:
el infortunio,
perversidad en lo sano,
y más de ligereza,
aun frente a una daga
que viniera  a arrebatarnos;

dicha y dichas,
movilizándonos,
aunque nunca
en contacto, cabalmente,
con lo que la dicha tiene
por sustancia,
y que quizás no exista,
como el error, fruto
también de nuestro pensar,
es sin sustancia.

Alberto Girri, Buenos Aires, 1919-1991
de Inéditos, 1987 
en Alberto Girri, Obra Poética V, Corregidor, Buenos Aires, 1989
imagen Daria Endresen©, Kevlar Soul, en Uno de los nuestros

3 comentarios:

irene gruss dijo...

No lo entiendo; no me gusta mucho. racionaliza to much, a mi manera de creer; Irene

Pedro Donangelo dijo...

De acuerdo con Irene. No se moleste Usted, pero los silogismos poéticos no me atraen.

sibila dijo...

quizás girri se molestaría -aunque no creo-, no yo. las opiniones son siempre atendibles.
y un abrazo a ambos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...