Ir al contenido principal

no fueron revolucionarios

divagues o no tanto

para iniciar mis divagues tomo el acápite del ensayo de Fruttero, La poesía de Baudelaire: «Si cabe alguna gloria en no ser comprendido, o en serlo muy poco, yo puedo decir sin vanidad que, por este pequeño libro, ya la he adquirido y merecido de un solo golpe. Jacques Crepet».
he leído, últimamente, eruditas opiniones de opinólogos escritores sobre el campo poético en la Argentina y, a decir verdad, me cansan. poco a poco, la tendencia a sintetizar incrementa la tendencia a analizar sintéticamente aquello que debería ser analizado en profundidad y con más de un conocimiento de causa. esto genera una dialéctica in-creada y artificial, que critica mucho pero no dice nada.
las generaciones poéticas en nuestro país han cambiado, evolucionado e incluso, involucionado. no abro juicios de valor, hablo de valores reales que no se alcanzan a discernir. abunda la superficie. demasiada superficie, quizá para alcanzar el sema implícito en la escritura. se rodea el texto, se trabaja en los aledaños, se destruye el real sentido revolucionario. no hay poesía sin connotación política. léase como mejor les plazca. no hay poesía sin revolución. también léase como les plazca.
estamos viviendo en la otra revolución, la de lo obvio y si no es obvio, no lo entiendo, entonces lo califico de medianía. digo/escribo lo obvio. casi una redundancia.
estoy generalizando y haciendo los particulares que competen.
si encuentro un muerto cada tanto, mientras camino por Corrientes y lo digo, estoy haciéndolo obvio. si digo/escribo tachos de basura, pasta, ladrillo. también digo lo obvio. me sostengo en una escritura versificada. escribo versitos. no trasciendo. no voy al fondo de la cuestión.
me pregunto cuánto nos falta, a nosotros, los que solo escribimos y que estamos lejos de ser llamados poetas, para lograr un verso, un solo verso de la magnitud de los que sí lo son.
porque ningún proceso coarta. ni procesos de reorganización nacional, ni de pérdidas, ni de desarraigos, ni de nada. los procesos iluminan. ningún proceso obstaculiza el pensamiento de un poeta, lo desarrolla.
además de seguir escribiendo hay que aprender a leer. debemos leer más. debemos leer todo el tiempo que nos sea posible.
y quisiera seguir escribiendo, pero me espera una pila gigante de exámenes por corregir. al menos, de esta forma, me saco un pedazo de entripado. a cada uno lo suyo. digo. a mí me importa un rabino... disculpen, un comino.

Comentarios

meridiana dijo…
Es Ud. valiente Sibila, habla de lo que se minimiza o peor se ensalza en los últimos tiempos y está bien que le importe un comino, es hora no?

las confrontaciones son muy pobres y llenas de esas chicanas que nunca van al fondo de la cuestión.

que nos pasó en los últimos años? (sí, paso el proceso militar, pasó Me...em, pasó de la Rúa, nos fuimos al carajo en el 2001) y eso dejó una huella en la escritura, cosa que tenía que pasar, pero justamente, si sucedió que entramos en la noche más oscura de nuestra historia, cómo no se pudo hacer con eso la poesía con la connotación política y revolucionaria que alguna vez sostuvieron poetas de la puta madre?
y por favor, no hablo de panfletos hablo de subvertir, de subversión, algo difícil de encontrar (aunque hay, hay) en versos sobre la Barbie por ejemplo.

es que estamos muy cool y nos falta, nos falta para lograr ese verso, pero miro, miro a mi alrededor, encuentro pequeños "gérmenes", dispuestos a contaminarlo todo para pararse en otro lugar.

Abrazo
Lilián
Cassandra Cross dijo…
Las palabras vertidas en discusiones siempre (SIEMPRE) deberían conducir a algo: una reflexión, un crecimiento, un hecho fundamental, una inspiración para alguno (uno, aunque más no fuera) de los espectadores involucrados. Si así no fuere, las palabras que se derrochan en una discusión son palabras pervertidas, perdidas, desperdiciadas.

Siempre haciéndome pensar, Sibila. Siempre haciendo que me cuestione cada palabra guardada, y cada escrita.

Saludos!
sibila dijo…
gracias, lilián. no estoy segura de que sea valentía. son maneras de pensar... algo así como 'trece modos de mirar un mirlo'.
abrazo.
sibila dijo…
se desperdician tantas palabras, cass... pero tantas.
usted piensa por sí misma, aunque está bueno esto de ser un atajo.
abrazo.
gabrielaa. dijo…
es el postmodernismo

pero se encuentran, las palabras. hay palabras que dicen.

y si no, volvemos a Urondo y Bignozzi- y se van todxs a cagar. manga de borregxs.
lala dijo…
uff!
aprender a leer, leer todo el tiempo.
leer hasta el hartazgo...
leer y punto.
sibila dijo…
sí, gaba. es el postmodernismo.
sibila dijo…
leer, lala. y punto.

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…