domingo, abril 07, 2013

voy a asomarme a la ventana



Luna de plástico

Estamos en un living oscuro

donde quiero todo menos lo que tengo.
Sin zapatos, en el piso, tomando vino
en vasos de cristal, ponen música fuerte
y me pregunto: ¿por qué nosotros nunca 
ponemos esta música?
La posibilidad del placer me está haciendo levitar
y la imposibilidad del placer me marea.
Voy a asomarme a la ventana a tomar aire,
pero no hay más, aquí, que la estrecha confluencia
de patios traseros y escaleras para incendio,
la ausencia de sonido mordazmente agitada
por la música mágica, una oscuridad de afueras de ciudad
apenas conocida. Así que necesito ir a la calle.
Me pongo los zapatos, salgo,
bajo la luz marrón que el piso a cuadros se chupa como esponja,
y mientras tanto pienso, pienso.
¿Por qué nosotros nunca ponemos esta música?
Me paro en la vereda congelada. No hay olores.
No puedo distinguir la ventana
de donde vengo. Un grupo de hombres en las sombras
me vuelven al temor. Ay, pero, gracias.

Laura Wittner, Buenos Aires, 1967

de La tomadora de café, Ediciones Vox, Bahía Blanca, 2005
imagen de Annick Bouvattier, en A Passion for Art

1 comentario:

Jorge Ampuero dijo...

Certeros y degustables versos.

Saludos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...