Ir al contenido principal

váyanse



En lugar de perder

Cualquiera que creciera en un lugar que tú aun no hubieras usado
habría hecho lo mismo: fastidiarse por las disputas familiares
e ir directo al canal. Dios, esas épocas
chisporroteaban cerca nuestro, del melodrama enfermizo
en lugar de la pérdida  y la extraña confusión… confusión.

Entonces, pensaba en aquello, y en las montañas.
Durante el día traspasábamos los límites de la ciudad del mismo nombre
y un poco más. Nadie sabía todo de nosotros
pero algunos sabían demasiado. Era el momento de dejar la ciudad
por un cajón vacío
en el que ellos se embarcaron. Algunas de las once mil
vírgenes se marearon. Dije, ¡detén el barco!
No pudieron. Aquí vienen los árbitros calvos
con su vista fija en cadenas, casi casi como anteojos.
Qué diablos, es solo una rata almizclera
que ha visto tiempos mejores, cuando las cosas eran medievales
y doradas…

Así ustedes que están en el frente,
váyanse. Ustedes los ven. Y lo comprenden todo.
No termina, a pesar de las brujerías nocturnas.
¿Hubieras preferido ser un adulto en épocas anteriores
a  las que el niño pudiera aguantar o imaginar?
O es el ahora la respuesta— ya sabes, la radio
que nos dice las noticias tarde a la noche,
nuestras bonitas fortunas con altibajos.
Aquí tienes tu tonelada de plumas, y tus discos de Read Seal.
El abrazo entero.

John Ashbery, Rochester, 1927
Versión © Silvia Camerotto
imagen de Paul Klee, Cold City, en mhsartgallerymac

Instead of Losing

Anyone, growing up in a space you hadn't used yet
would've done the same: bother the family's bickering
to head straight into the channel. My, those times
crackled near about us, from sickly melodrama
instead of losing, and the odd confusion...confusion.

I thought of it then, and in the mountains.
During the day we perforated the eponymous city limits
and then some. No one knew all about us
but some knew plenty. It was time to leave that town
for an empty drawer
into which they sailed. Some of the eleven thousand
virgins were getting queasy. I say, stop the ship!
No can do. Here come the bald arbiters
with their eyes on chains, just so, like glasses.
Heck, it's only a muskrat
that's seen better years, when things were medieval
and gold...

So you people in the front,
leave. You see them. And you understand it all.
It doesn't end, night's sorcery notwithstanding.
Would you have preferred to be a grownup in earlier times
than the child can contain or imagine?
Or is right now the answer—you know, the radio
we heard news on late at night,
our checkered fortunes so pretty.
Here's your ton of plumes, and your Red Seal Records.
The whole embrace.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…