Ir al contenido principal

pero estoy aquí




Adagio

Cuando es tarde a la noche y las ramas
golpean contra las ventanas,
pensarás que el amor solo es cuestión

de salir de tu propia Guatemala
y meterte en una peor,
pero es algo más complicado que eso.

Se parece más a cambiar dos pájaros
quizás escondidos en aquel arbusto
por ése que no tienes en la mano.

Un hombre sabio dijo una vez que el amor
era como obligar a un caballo a beber,
pero entonces dejaron de considerarlo sabio.

Seamos claros al respecto.
El amor no es tan simple como levantarse
del lado equivocado de la cama con traje de emperador.

No. Se parece más a la forma en que se siente
la pluma cuando vence a la espada.
Es un poco como el centavo ahorrado o los puntos que se escapan.

Me miras a través del halo de la última vela
y dices que el amor es un viento maligno
y sin retorno, un camino que no lleva a buen puerto,

pero estoy aquí para recordarte,
mientras nuestras sombras tiemblan en las paredes,
que el amor es un madrugador que es mejor tarde que nunca.

***

Amor

El chico en el otro extremo del vagón
no dejaba de mirar hacia atrás
como si tuviera miedo o esperara a alguien

y entonces, ella asomó por la puerta de vidrio
del vagón delantero y él se levantó
y abrió la puerta y la hizo pasar

y ella entró al vagón llevando
un gran maletín negro
con la forma inconfundible de un violonchelo.

Parecía un ángel con la frente alta
y los ojos oscuros y su cabello
atado detrás del cuello con un lazo negro.

Y por todo aquello,
él parecía un poco incómodo
por su felicidad al verla,

mientras ella estaba simplemente allí,
perfectamente viva como un ser
con una cara dulce que toca el violonchelo.

Y la razón por la que escribo esto
en la parte posterior de un sobre de manila
ahora que salieron del tren juntos

es para contarles que cuando ella se dio la vuelta
para poner el grande y delicado violonchelo
arriba en el portaequipajes,

lo vi a él mirándola
y a lo que ella hacía
con los ojos con que pintan a los santos

cuando miran a Dios
cuando él está haciendo algo extraordinario,
algo que lo identifica con Dios.


Billy Collins, New York, 1941
Versión ©Silvia Camerotto
imagen de Steven Meisel, Sunniva Stordahl, en  willyegang


Adage

When it's late at night and branches
Are banging against the windows,
you might think that love is just a matter

of leaping out of the frying pan of yourself
into the fire of someone else,
but it's a little more complicated than that.

It's more like trading the two birds
who might be hiding in that bush
for the one you are not holding in your hand.

A wise man once said that love
was like forcing a horse to drink
but then everyone stopped thinking of him as wise.

Let us be clear about something.
Love is not as simple as getting up
on the wrong side of the bed wearing the emperor's clothes.

No, it's more like the way the pen
feels after it has defeated the sword.
It's a little like the penny saved or the nine dropped
stitches.

You look at me through the halo of the last candle
and tell me love is an ill wind
that has no turning, a road that blows no good,

but I am here to remind you,
as our shadows tremble on the walls,
that love is the early bird who is better late than never.

***

Love

The boy at the far end of the train car
kept looking behind him
as if he were afraid or expecting someone

and then she appeared in the glass door
of the forward car and he rose
and opened the door and let her in

and she entered the car carrying
a large black case
in the unmistakable shape of a cello.

She looked like an angel with a high forehead
and somber eyes and her hair
was tied up behind her neck with a black bow.

And because of all that,
he seemed a little awkward
in his happiness to see her,

whereas she was simply there,
perfectly existing as a creature
with a soft face who played the cello.

And the reason I am writing this
on the back of a manila envelope
now that they have left the train together

is to tell you that when she turned
to lift the large, delicate cello
onto the overhead rack,

I saw him looking up at her
and what she was doing
the way the eyes of saints are painted

when they are looking up at God
when he is doing something remarkable,
something that identifies him as God.


Comentarios

Espléndidos. Me contagio de libertad

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…