miércoles, febrero 25, 2009

el tesoro de la juventud


en su casa no había grandes libros. tampoco muchos libros. esta tarde, de visita, preguntó a su madre si aún quedaban restos en la pequeña biblioteca de su cuarto. subió a buscarlos y, en uno de ellos, encontró un papelito señalando la página 197 del tomo 2 de el tesoro de la juventud: "diferentes combinaciones de la métrica. cosas que debemos saber de la poesía".
en la página siguiente leyó un romance clásico de lope de vega.

A mis soledades voy
de mis soledades vengo
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.

No sé qué tiene la aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de mi mismo
no puede venir más lejos.

Ni estoy bien ni mal conmigo;
mas dice mi entendimiento
que un hombre que todo es alma
está cautivo en su cuerpo
...

cada verso estaba prolijamente marcado con lápiz separando las sílabas, el recuento final de todas ellas con letra redonda de cuando era chiquita.
después de todos estos años, más vivos que nunca, los restos permanecen.

*el tesoro de la juventud, tomo II, W.M. Jackson Inc., Buenos Aires, 1962.

3 comentarios:

Marcelo dijo...

Entrañable, Sibila. Y tratándose de vos, los conservás IMPECABLES, de lo que da testimonio la foto. El tesoro de la Juventud!!! Yo también lo leía cuando era chico, pero en la casa de mi abuela, que era maestra.Gracias.

rain dijo...

absolutamente precioso

Diego dijo...

hola, queria invitarte a que agregues tu blog a Argentino.com.ar
es un directorio de webs de Argentina y nos gustaría que estuvieras.
saludos

Diego

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...