viernes, abril 29, 2011

primeras y últimas razones


Olímpicas, 1

He de ser duro, Ganimedes, tú que te regocijabas
en la virilidad, así se cumpla tu deseo
He de ser duro y pactar
Mira los montes cubiertos de huesos y de hierba
Mira sonar el sonajero de las mil tentaciones
Y como has andado entre las piernas de los dioses
y sabes a cuánta miseria se entregan, a qué dividendos,
dirás cómo hacernos fuertes y despertar cuando los siglos
hayan hecho su trabajo de pulir y dispersar
Y si hemos descubierto el vellocino en los laboratorios
Y si son de Dios las matemáticas y qué tiene que ver Dios
con los reglamentos de tránsito


Olímpicas, 2

Prometeo liberado de sus cadenas
va con ellas
por la calle golpeando a los falsos ciegos,
a los inválidos,
a los menesterosos,
como si todos ellos
fueran mercaderes en el templo.
He ahí
dice Zeus,
el resultado
de condonar, compadecer, indultar
y, por así decirlo,
el resultado general de la piedad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
Inéditos
Imagen: Christian Griepenkerl, 1839-1916 , maestro de Schiele. Prometeo roba el fuego de Zeus mientras dormita con Ganimedes

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...