Ir al contenido principal

ni aliviados ni libres


Los otros dos

Nos mudamos, por el verano, a una villa llena de ecos,
fría como el interior perlado de una concha.
Nos despertaban los cascos y cencerros de las cabras negras
de paso redoblado. Alrededor de nuestra cama, los muebles señoriales
se hundían en matices de luz verdemar y extraña.
Ni una hoja arrugada en el aire diáfano.
Soñábamos que éramos perfectos, y lo éramos.

Los muebles de patas de grifo y vetas oscuras
anclados contra las paredes desnudas y encaladas.
Tú y yo en un lugar que era para diez más—
en las habitaciones oscuras nuestros pasos se multiplicaban,
nuestras voces buscaban un sonido más profundo:
la larga mesa de nogal, las doce sillas
reflejando los intrincados gestos de otros dos.

Pesados como estatuas, con formas que no eran nuestras
representaban una pantomima en la madera pulida,
aquel cuarto sin ventanas ni puertas:
él levanta un brazo para acercarla, pero ella
rehúye el tacto: él es de hierro.
Al ver su frialdad, él aparta la mirada.
Ellos posan y sufren como en una tragedia griega.

Pálidos como la luna e implacables, él y ella
ni aliviados ni libres. Nuestro ejemplo
de ternura se hundía en su purgatorio
como un planeta, una roca, tragado por la oscuridad,
sin dejar huellas estelares, sin causar ondas.
A la noche, los abandonábamos en su lugar desierto.
Las luces apagadas nos acechaban, envidiosos e insomnes.

Soñábamos con sus discusiones, sus voces angustiadas.
Nosotros podíamos abrazarnos, pero esos dos jamás lo hacían,
diferentes a nosotros, llegaban a un rígido punto muerto,
agobiados de tal modo que parecíamos más ligeros—
nosotros los espectros, y ellos, carne y hueso;
como si por encima de la ruina del amor, fuéramos
el cielo con el que ellos soñaban, desesperados.

Sylvia Plath, Boston, 1932- Primrose Hill, 1963
Versión© Silvia Camerotto
El original del inglés en Sylvia Plath, Poesía Completa, Edición de Ted Hughes, Traducción y notas de Xoán Abeleira, Bartebly Editores, Madrid, 2009
Imagen: s/d

The other two

All summer we moved in a villa brimful of echos,
Cool as the pearled interior of a conch.
Bells, hooves, of the high-stipping black goats woke us.
Around our bed the baronial furniture
Foundered through levels of light seagreen and strange.
Not one leaf wrinkled in the clearing air.
We dreamed how we were perfect, and we were.

Against bare, whitewashed walls, the furniture
Anchored itself, griffin-legged and darkly grained.
Two of us in a place meant for ten more-
Our footsteps multiplied in the shadowy chambers,
Our voices fathomed a profounder sound:
The walnut banquet table, the twelve chairs
Mirrored the intricate gestures of two others.

Heavy as a statuary, shapes not ours
Performed a dumbshow in the polished wood,
That cabinet without windows or doors:
He lifts an arm to bring her close, but she
Shies from his touch: his is an iron mood.
Seeing her freeze, he turns his face away.
They poise and grieve as in some old tragedy.

Moon-blanched and implacable, he and she
Would not be eased, released. Our each example
Of tenderness dove through their purgatory
Like a planet, a stone, swallowed in a great darkness,
Leaving no sparky track, setting up no ripple.
Nightly we left them in their desert place.
Lights out, they dogged us, sleepless and envious:

We dreamed their arguments, their stricken voices.
We might embrace, but those two never did,
Come, so unlike us, to a stiff impasse,
Burdened in such a way we seemed the lighter-
Ourselves the haunters, and they, flesh and blood;
As if, above love's ruinage, we were
The heaven those two dreamed of, in despair.

Comentarios

Qué buena versión :))
Saludos,
GG

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…