Ir al contenido principal

it smells like victory


Para Javier Adúriz,
In memoriam


Qué extraña la literatura, no? Saca belleza o autoridad de las catástrofes...
Javier Adúriz, 21 de noviembre 2008

No tengas miedo

Si pudiera entrar ahí un rato, al menos
un momento y entender tus chifles,
los ronquidos que hacen lo tuyo tan extraño...
Desde este lado no alcanzo a comprender.

Papá y mamá insisten, pero yo no quiero
irrumpir. Mirá, sólo para darte tranquilidad.
No hagas algo de lo que después te arrepientas.
Resoplá el día y la noche enteros si querés.

¿Sabés...? aquí tengo un par de manzana.
Voy a entornar la puerta y arrojarlas ahora
adentro. Nadie busca torcer sus decisiones.

Pero esto no es posible, querido, permanecer así
el resto de la vida. No tengas miedo, Gregorio,
la imaginación es buena compañera.


Un servidor de usted

Disculpe la intrusión, niño Javier, pero soy yo,
un servidor de usted, el mismo que hace tanto
no sube a la terraza. Usted lo sabe, niño,
que estoy a su mandado, desde aquella mañana
de su señor padre, que en paz descanse.

No sé si fatuo o qué, pero creí en ser su amigo,
un otro suyo, el coleccionista de las experiencias.
Por eso le dictaba la poesía, niño Javier.
¿O no recuerda los insomnios, el aguarde
de que alguien pusiera la vitrola de la voz?

¿Quién cree, usted, que daba cuerda con ganas
y salía por la cornetita? Niño, niño, no me deje
en el rincón sombrío de los sótanos. Ya sé que vino
a grande, y que por los años corren para todos,
pero soy el servidor de usted, su mandato.

Ahora me cuesta, es cierto, hacerme de palabras.
Cómo decirlo, oírle el pulso de las horas. Pero, ¿allí
en el fondo del fondo, donde el vivir es casi
peor que malo, y a más se come poco? No es justo, niño
Javier, piense que soy de usted, que aquí me tiene.


Canción del samurai

Arde la luna, arde igual que un garfio,
con cuánto filo que lastima el aire.
-Honor, honor al lago que tiembla
y es el modo de un sueño. Gloria
a ese violente dormitar de un pájaro.
Gloria mucha... a la mañana que llega.


Algo desata el nudo de las apariencias,
la entraña alta de las apariencias.
-No un nombre, no el camino,
no el santón de ojitos en la nuca.
Nada de lo que suceda en vano. Gloria...
a esta furia que cede con el sol naciendo
.

para Jorge Aulicino


// No creo que un libro se escriba solo, aunque éste contituya
una excepción. Más bien valoro el esfuerzo, caminar treinta
kilómetros a la mañana, almorzar liviano, echar la siestita
-bastan pocos minutos-, hablar con los amigos, beber vino,
fumar todo lo posible y a la noche, solo a la noche, aguardar
que la pared se abra y aparezcan en masa los fantasmas.


Querido escuerzo
No me mires así
Que estoy de paso



// Un jinete pasa de sur a norte, lo vemos más allá de la cerca. Va
en descubierta. Busca noticias del frente. A lo lejos se observan relámpagos,
blancos y negros como el pensamiento. Nadie asegura nada. Estamos levemente
perplejos y tomados de la mano. La galería permanece preparada, con solo el
sillón de las visitas. ¿Pero qué aguardamos? decimos. Si ahora empieza a llover
y en el miedo puede haber mucha esperanza... No bien llega la noche, oímos de
nuevo los cascos del caballo. Trae el jinete que vuela esta vez en dirección al sur.
Nunca sentimos algo parecido.

Nomás la noche,
Nomás la noche, y sí
Nomás la noche


Javier Adúriz, Buenos Aires, 1948-2011
imagen del álbum personal de Silvia Camerotto, Buenos Aires, 11 de agosto de 2009

más de javier en:

otra iglesia es imposible
el mundo incompleto
taller macedoniano
club de traductores
blog del amasijo
faro vacío
y aquí

Comentarios

sibila dijo…
sí, babe. oh y mucha tristeza.
gabrielaa. dijo…
claro. te abrazo fuerte fuerte.

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…