martes, febrero 16, 2010

javiera galarza. variaciones sobre el olvido y el perdón


Variaciones sobre el olvido y el perdón (selección)
para Silvia

1.
¿cuál es el exacto momento en que un cuerpo amado entra
en el pasado? ¿cuándo perdemos gravedad de una voz, magnitud
de una caricia? ¿cómo desdibuja el tiempo palabras y promesas?

no me concedas señor
ni olvido ni perdón.

2.
era 24 de marzo
y se cumplían 30 años
y
era
24 de marzo
y los chicos gritaban
y pasaban las comparsas
y las chicas bailaban
y el pueblo latía junto a
nuestros cuerpos
y los gemidos y los llantos
también eran
nuestros
cuerpos:

habíamos
sobrevivido

3.
ella va a caminar desnuda y con tacos hacia el baño
hasta que venga la niebla y no recuerdes más que
la niebla

4.
«la única jurisprudencia es la del ofendido»
(lautreamont)

no pretendas verificación de lo acontecido,
reconstrucción de los hechos, legitimación.
los abogados existen. los poetas no.
el amor es intangible. un bien intangible.
no pretendas que sea tangible,
no pretendas que sea un bien.
no pretendas que sea.

no
pretendas

no

5.
vas hacia otra mujer pero ya eres tú otro también

6.
«cuerpo recuerda»
(kavafis)

—el tejido del cuerpo social —no digas CUERPO social
—es la piel que tiembla al ser sabida —es la memoria
—los cuerpos no tienen memoria —no digas
cuerpo
—agita nombres como pañuelos —no han aparecido

señor no me concedas ni olvido ni perdón

7.
te he visto dormir sobre mi pecho: uterina, desnuda y primera.
el ciclo del cosmos todo se comprendía en esa escena.
invertíamos las piedades. era brahma. el origen. la creación.
la cosmogonía. una leyenda hindú.

no nos será dado en vida comprender la revelación que aquella
noche alcanzaron nuestros cuerpos

8.
no querías tus puentes, conventos donde trepar, estar perdido
una vez más, tus calles, tus trenes, tus mujeres, tus andenes,
cigarrillos y caminos, tu inabarcable libertad?

no la vas a extrañar?

9.
[...]te hablé de la renuncia de buda
si podríamos haber sido dos mendigos de abrigos largos
deambulando por la ciudad
por una vez supiste lo que era estar perdida no tener adonde
ir

10.
"Quien tiene un porque para vivir, es capaz de soportar cualquier como”.
(F. Niestzche)

me pediste seguridad a mí que sólo conozco la intemperie
y las tormentas.

visto en perspectiva tiene gracia.

12.
mujer y hombre en el lecho de su sombra hacen el fuego.
camino de retorno.
hacen el fuego en su secreto y ni siquiera lo saben ni les
importa.
dylan thomas escribe su oficio u hosco arte para ellos que
lo ignoran.
prolongan la vida en una caricia. se confunden y alumbran
mutuamente.
qué importa dondeterminadondeempieza el otro.
hombremujer.
pronuncian grandes palabras.

pero la muerte y el olvido son tan inmensos.

14.
debemos ser implacables—

«...quema los textos—dijo artaud...»
«...sé que duele quemar...»
(Adrienne Rich)

todo lo que aprendí de nietzsche o freud es:
se debe trascender el propio destino.
reescribir a sófocles, rehacer los shakespereanos
libretos de nuestra duda y tragedia.

QUEMAR
esos libretos incluso.

entender que somos tránsito trama simbólica continuidad

de todas formas he venido a delfos a consultar
el oráculo

por amor al misterio

revolución

15.
me pedías que me abriera
pero no soportabas lo que veías: la magnitud de mis abismos.
entonces me amabas por un rato hasta que te concedías
el indulto. la obediencia debida. el punto final.

19.
cuál es el momento en que un cuerpo libidinizado se
hace pretérito imperfecto? cómo se apaga el calor de ese
otro temblar hasta ser un recuerdo vago, impreciso,
inlocalizable?

(hay perdón?
hay olvido?)

los susurros fueron plegarias desvanecidas.
ecos en la lluvia.

señor dame botas y caminos mas no olvido.

abandono pueblos bajo la llovizna.
nunca la lluvia tuvo otro color
.


Javier Galarza, Buenos Aires, 1968
De El silencio continente, Edición independiente, Buenos Aires, 2008
imagen:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...