Ir al contenido principal

javiera galarza. variaciones sobre el olvido y el perdón


Variaciones sobre el olvido y el perdón (selección)
para Silvia

1.
¿cuál es el exacto momento en que un cuerpo amado entra
en el pasado? ¿cuándo perdemos gravedad de una voz, magnitud
de una caricia? ¿cómo desdibuja el tiempo palabras y promesas?

no me concedas señor
ni olvido ni perdón.

2.
era 24 de marzo
y se cumplían 30 años
y
era
24 de marzo
y los chicos gritaban
y pasaban las comparsas
y las chicas bailaban
y el pueblo latía junto a
nuestros cuerpos
y los gemidos y los llantos
también eran
nuestros
cuerpos:

habíamos
sobrevivido

3.
ella va a caminar desnuda y con tacos hacia el baño
hasta que venga la niebla y no recuerdes más que
la niebla

4.
«la única jurisprudencia es la del ofendido»
(lautreamont)

no pretendas verificación de lo acontecido,
reconstrucción de los hechos, legitimación.
los abogados existen. los poetas no.
el amor es intangible. un bien intangible.
no pretendas que sea tangible,
no pretendas que sea un bien.
no pretendas que sea.

no
pretendas

no

5.
vas hacia otra mujer pero ya eres tú otro también

6.
«cuerpo recuerda»
(kavafis)

—el tejido del cuerpo social —no digas CUERPO social
—es la piel que tiembla al ser sabida —es la memoria
—los cuerpos no tienen memoria —no digas
cuerpo
—agita nombres como pañuelos —no han aparecido

señor no me concedas ni olvido ni perdón

7.
te he visto dormir sobre mi pecho: uterina, desnuda y primera.
el ciclo del cosmos todo se comprendía en esa escena.
invertíamos las piedades. era brahma. el origen. la creación.
la cosmogonía. una leyenda hindú.

no nos será dado en vida comprender la revelación que aquella
noche alcanzaron nuestros cuerpos

8.
no querías tus puentes, conventos donde trepar, estar perdido
una vez más, tus calles, tus trenes, tus mujeres, tus andenes,
cigarrillos y caminos, tu inabarcable libertad?

no la vas a extrañar?

9.
[...]te hablé de la renuncia de buda
si podríamos haber sido dos mendigos de abrigos largos
deambulando por la ciudad
por una vez supiste lo que era estar perdida no tener adonde
ir

10.
"Quien tiene un porque para vivir, es capaz de soportar cualquier como”.
(F. Niestzche)

me pediste seguridad a mí que sólo conozco la intemperie
y las tormentas.

visto en perspectiva tiene gracia.

12.
mujer y hombre en el lecho de su sombra hacen el fuego.
camino de retorno.
hacen el fuego en su secreto y ni siquiera lo saben ni les
importa.
dylan thomas escribe su oficio u hosco arte para ellos que
lo ignoran.
prolongan la vida en una caricia. se confunden y alumbran
mutuamente.
qué importa dondeterminadondeempieza el otro.
hombremujer.
pronuncian grandes palabras.

pero la muerte y el olvido son tan inmensos.

14.
debemos ser implacables—

«...quema los textos—dijo artaud...»
«...sé que duele quemar...»
(Adrienne Rich)

todo lo que aprendí de nietzsche o freud es:
se debe trascender el propio destino.
reescribir a sófocles, rehacer los shakespereanos
libretos de nuestra duda y tragedia.

QUEMAR
esos libretos incluso.

entender que somos tránsito trama simbólica continuidad

de todas formas he venido a delfos a consultar
el oráculo

por amor al misterio

revolución

15.
me pedías que me abriera
pero no soportabas lo que veías: la magnitud de mis abismos.
entonces me amabas por un rato hasta que te concedías
el indulto. la obediencia debida. el punto final.

19.
cuál es el momento en que un cuerpo libidinizado se
hace pretérito imperfecto? cómo se apaga el calor de ese
otro temblar hasta ser un recuerdo vago, impreciso,
inlocalizable?

(hay perdón?
hay olvido?)

los susurros fueron plegarias desvanecidas.
ecos en la lluvia.

señor dame botas y caminos mas no olvido.

abandono pueblos bajo la llovizna.
nunca la lluvia tuvo otro color
.


Javier Galarza, Buenos Aires, 1968
De El silencio continente, Edición independiente, Buenos Aires, 2008
imagen:

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…