Ir al contenido principal

lo precioso es no olvidar nunca



Pienso continuamente en aquellos que fueron en verdad grandes
24.

Pienso continuamente en aquellos que fueron en verdad grandes.
En los que desde el vientre, recordaron la historia del alma
a través de los corredores de luz donde las horas son soles,
cantando y sin fin. Cuya Hermosa ambición
era que sus labios, aún tocados por el fuego,
hablaran del Espíritu envuelto de la cabeza a los pies en canciones.
Y que atesoraban de las ramas primaverales
los deseos cayendo sobre sus cuerpos como pimpollos.

Lo precioso es no olvidar nunca
el esencial deleite de la sangre extraída de los manantiales sin edad
emergiendo de rocas en mundos anteriores a nuestra tierra.
No negar nunca su placer en la simple luz matinal
ni su grave nocturna demanda de amor.
No permitir nunca al tráfico apagar gradualmente,
con ruido y niebla, el florecimiento del Espíritu.

Cerca de la nieve, cerca del sol, en las campiñas más altas,
mira cómo esos hombres son homenajeados por la ondulante hierba
y por las cintas de blancas nubes
y el susurro de la brisa en el cielo atento.
Los hombres de los que en vida pelearon por la vida,
los que llevaron en su corazón el centro del fuego.
Nacidos del sol, viajaron por corto tiempo hacia el sol
y dejaron el vívido aire firmado con su honor.

Stephen Spender, Londres 1909-1995.

De Stephen Spender, Poemas 1928-1953, Traducción de William Shand y Alberto Girri, Editorial Losada, Buenos Aires, 1967.
Imagen: Materia, Umberto Boccioni

I Think Continually Of Those Who Were Truly Great

I think continually of those who were truly great.
Who, from the womb, remembered the soul's history
Through corridors of light where the hours are suns
Endless and singing. Whose lovely ambition
Was that their lips, still touched with fire,
Should tell of the Spirit clothed from head to foot in song.
And who hoarded from the Spring branches
The desires falling across their bodies like blossoms.

What is precious is never to forget
The essential delight of the blood drawn from ageless springs
Breaking through rocks in worlds before our earth.
Never to deny its pleasure in the morning simple light
Nor its grave evening demand for love.
Never to allow gradually the traffic to smother
With noise and fog the flowering of the spirit.

Near the snow, near the sun, in the highest fields
See how these names are fisted by the waving grass
And by the streamers of white cloud
And whispers of wind in the listening sky.
The names of those who in their lives fought for life
Who wore at their hearts the fire's center.
Born of the sun they traveled a short while towards the sun,
And left the vivid air signed with their honor.

Comentarios

"Near the snow, near the sun, in the highest fields
See how these names are fisted by the waving grass"

Cuánta delicadeza. Precioso poema.
Y la obra de Boccioni para acompañar... es genial :)

Saludos
lala dijo…
me encantó...
y eso del corazón al centro del fuego me deja pensando mucho..
beso

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…