Ir al contenido principal

es demasiado larga la distancia



NOTA DE CABECERA

Al dejar en la última primavera la morada de mis ancestros, percibí en un campo las primeras ramas de los ciruelos en flor. Ese espectáculo me recordó el jardín donde mis hermanas y yo misma jugábamos en nuestra infancia. Hice detener el palanquín y rogué a una sirvienta que me recogiera un ramo que conservé conmigo por el resto del viaje. Buscando entre mis cosas un pincel de seda dura, hoy lo vuelvo a encontrar, apretado en un pañuelo blanco. De mis hermanas no tengo noticias y al esposo que me llevó, apenas lo entreveo. Es demasiada larga la distancia que nos separa de los que amamos —demasiado corto el descuido de nuestros años jóvenes. Trazando estas palabras sobre el papel, mi mano tiembla ligeramente. Tenemos razón en decir:

Mucho después
De que las flores del huerto
Hayan cubierto el suelo
La tristeza todavía oprime
El corazón del exilado.

Yves Di Manno, Rhône, 1954.
versión Jorge Fondebrider
imagen: Yves Tanguy, Día de lentitud, 1937

Aclaración: Gentileza de Jorge Fondebrider.


NOTE DE CHEVET
En quittant au printemps dernier la demeure de mes ancêtres, j'aperçus dans un champ les premières branches de pruniers en fleurs. Ce spectacle me rappela le jardin où mes sœurs et moi-même jouions dans notre enfance. Je fis arrêter le palanquin et priai une servante d'aller m'en cueillir un rameau, que je conservai près de moi le reste du voyage. Cherchant dans mes affaires un pinceau de soie dure, je le retrouve aujourd'hui, serré dans une écharpe blance. De mes sœeurs, je n'ai pas de nouvelles et l'époux qui m'a emmenée, je l'entrevois à peine. Elle est trop longue, la distance qui nous sépare de ceux que nous aimons —trop courte, l'insouciance de nos jeunes années. Traçant ces mots sur le papier, ma main tremble légèrement. On a raison de dire:// Bien après/ Que les fleurs du verger/ Aient jonché le sol/ La tristesse étreint encore/ Le cœur de l'exilé.

Comentarios

Marcelo dijo…
Qué intensidad! Sibila. Y qué bien suena! Mérito del Sr. Fondebrider, sin duda. La emoción atravesada por la memoria, gran tema de la poesía. Aprovecho para FELICITARTE por el esfuerzo titánico que has hecho para traducir el Canto LXXIV de Pound en el Campo de nuestro amigo. GRACIAS. Abrazo criollo.
sibila dijo…
mérito del sr. fondebrider y de pound, quien mejor que un esfuerzo, es un placer.
saludos cordiales.

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…