Ir al contenido principal

cantando una última canción



Choricos

Los antiguos cantos
Van con tristeza hacia la muerte.

Fríos labios que ya no cantan, y coronas marchitas,
ojos pesarosos, y pechos y alas caídas—
símbolos de cantos antiguos
que tristemente descienden
hasta las blancas olas,
por nadie observadas
excepto las frágiles aves marinas
y  las ágiles y pálidas chicas,
hijas de Ōkeanós.

Y los cantos van
desde  el prado
que se extiende sobre las olas como una hoja
en las flores del jacinto;
y  pasan sobre las aguas,
los múltiples vientos y la débil luna,
y llegan,
silenciosos volando a través del delicado atardecer cimerio,
hasta las calmas planicies

que ella guarda para que nosotros suframos,
que ella labró para que suframos en  nuestro sueño
en los días de plata del despertar de la tierra—
Proserpina, hija de Zeus.

Y nos alejamos de los pechos ciprianos,
y nos alejamos de ti,
Apolo Febo,
y nos alejamos de la música del pasado
y de las colinas que amamos y de los prados,
y nos alejamos del día abrasador,
y de  los labios demasiado dulces;
para tocar
en silencio los campos con rojos zapatos,
en manto púrpura
secando las flores en súbita llama,
Muerte,
tú nos has descubierto.

Y de dolor las antiguas canciones
atraviesa los azules salones de golondrinas
en las oscuras corrientes de Perséfone,
sólo esto queda:
que vayamos hacia ti,
Muerte,
que vayamos hacia ti, cantando
una última canción.

Oh, Muerte,
tú eres un viento sanador
que sopla sobre blancas flores
temblor de rocío;
tú eres un viento que fluye
sobre las oscuras leguas de solitario mar;
tú eres el atardecer y la fragancia;
tú eres los labios del amor que sonríe con tristeza;

tú eres la pálida paz de uno
saciado de viejos deseos;
tú eres el silencio de la belleza,
y ya no buscamos la mañana 
ni anhelamos el sol,
desde que con tus blancas manos,
Muerte,
nos coronaste con las pálidas guirnaldas,
las deslucidas y escuálidas amapolas
que recoges delicadamente
en tu jardín a solas.

Y en silencio,
y aproximándote con pesados pies,
y la cabeza inclinada y ojos apagados,
nos arrodillamos ante ti:
y tú, inclinándote  hacia nosotros,
descuidadamente  pones sobre nosotros
flores con tus manos frías y delgadas
y, sonriendo como una mujer casta
que sabe del amor en su corazón,
tú sellas nuestros ojos
y la quietud incomparable
suavemente cae sobre nosotros.

Richard Aldington, Portsmouth, Inglaterra, 1892- Lere, Francia, 1962
Version ©Silvia Camerotto
imagen de Steve Richard© – Angelus Series, en Uno de los Nuestros


Choricos

The ancient songs
Pass deathward mournfully.
           
Cold lips that sing no more, and withered wreaths,
Regretful eyes, and drooping breasts and wings—
Symbols of ancient songs
Mournfully passing
Down to the great white surges,
Watched of none
Save the frail sea-birds
And the lithe pale girls,
Daughters of Okeanus.

And the songs pass
From the green land
Which lies upon the waves as a leaf
On the flowers of hyacinth ;
And they pass from the waters,
The manifold winds and the dim moon,
And they come,
Silently winging through soft Kimmerian dusk,
To the quiet level lands
That she keeps for us ail,
That she wrought for us ail for sleep
In the silver days of the earth's dawning—
Proserpina, daughter of Zeus.

And we turn from the Kyprian's breasts,
And we turn from thee,
Phoibos Apollon,
And we turn from the music of old
And the hills that we loved and the meads,
And we turn from the fiery day,
And the lips that were over sweet;
For silently
Brushing the fields with red-shod feet,
With purple robe
Searing the flowers as with a sudden flame,
Death,
Thou hast come upon us.

And of ail the ancient songs
Passing to the swallow-blue halls
By the dark streams of Persephone,
This only remains :
That we turn to thee,
Death,
That we turn to thee, singing
One last song.

O Death,
Thou art an healing wind
That blowest over white flowers
A-tremble with dew;
Thou art a wind flowing
Over dark leagues of lonely sea;
Thou art the dusk and the fragrance;
Thou art the lips of love mournfully smiling;

Thou art the pale peace of one
Satiate with old desires;
Thou art the silence of beauty,
And we look no more for the morning
We yearn no more for the sun,
Since with thy white hands,
Death,
Thou crownest us with the pallid chaplets,
The slim colourless poppies
Which in thy garden alone
Softly thou gatherest.

And silently,
And with slow feet approaching,
And with bowed head and unlit eyes,
We kneel before thee:
And thou, leaning towards us,
Caressingly layest upon us
Flowers from thy thin cold hands,
And, smiling as a chaste woman
Knowing love in her heart,
Thou sealest our eyes
And the inimitable quiétude
Comes gently upon us.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…