Ir al contenido principal

un nombre que significa demasiadas cosas

Buenos Aires me vas a matar

cruzando el uruguay se llega al uruguay
pero ese es otro asunto son otros amores
por hoy vuelvo a mi casa achatándome en balsas
cruzo las lechiguanas sobre un camalote
y otra vez la provincia de buenos aires
ya no están los indios para molestar
ya no hay más malones sólo quedan buenazos
y otra vez la tierra deshaciéndose entre las manos
otra vez ovejas sobre fondo verde
gaviotas sobre tierra arada
ya no es la patagonia tampoco europa
la historia delgadita se adhiere apenas a la tierra
levanta el árbol su copa voluntariosa
todo inscripto con arte en un perfecto círculo
a ver tomemos un pueblo cualquiera
digamos veinticinco de mayo
nueve de julio cualquier fecha patria
el poco tiempo que hemos juntado
lo usamos para nombrar espacios

es de noche el calor engendra hechos
prolifera burbujas de vida
las muchachas vacantes pasean debidamente infladas
por la plaza quiero decir por sus bordes
en el centro no hay nadie salvo un prócer oscuro
la iglesia la municipalidad el banco están cerrados
los bares abiertísimos
desbordan sobre la calzada sus tapitas de cerveza sus mesas en mangas de camisa
las vidrieras son muy observadas por los insectos
y cuando te alejás diez pasos de la plaza
se te desploma encima la gran negrura
sólo quedan sonidos en el mundo
un melifluo nocturno de chopin escapa por los resquicios de un balcón
en un garage entreabierto un clarinete ensaya su cumbia
los niños jugando a la mancha venenosa
segura su inocencia en el milagroso calor

y a la mañana traes el banquete de los mosquitos
todo ha cambiado terminó la caza del hombre
el césped es el único dueño de la plaza
el pueblo se echa a andar en alpargatas
las medialunas están recién hechas
los helados comienzan a endurecerse
los basureros malabaristas recogen en canastos las cosas de la noche
los toldos se bajan para frenar el mediodía
las campanas siguen siendo el mayor sonido
y varios gallos en profundos patios
y unos taquitos excitando la vereda
y una motocicleta evasiva

y otra vez buenos aires
otra vez un nombre que significa demasiadas cosas
ahora quiero decir la ciudad aquella chata arenera
y otra vez mi papá con su surtido de buenoss airess
si vieras viejo ahora caminan con la portátil en la mano como si fuera un misal
no sea que el mate les vaya a funcionar
y otra vez el asfalto como cama tendida
sobre un agujereado colchón de estopa
y las viejas reparticiones como conventillos
donde las viejas empleadas calientan el té sobre lenguas de alcohol

vos siempre sos la misma buenos aires
no se pueden hacer tantas colas ante tantas ventanillas cerrdas
no se pueden aguantar tantos colados en estas colas
no se puede comer tanta pizza sin enchastrarse el alma
tus merengues me revientan en la mano como pústulas
me vas a matar buenos aires
con la juventud incesante de tus mujeres
con la rifada inteligencia de tus hombres
con la astucia artística de tus homosexuales
con la discreción ostentosa de tus porteros
con tus ascensores que se descomponen para subir
y se arreglan solos para bajar
con tus semáforos trancados en rojo para esperar el día del juicio final

vos cambiás demasiado buenos aires
no me tironees de esta manera
me vas a poner rueditas y hacerme andar por los rieles que abandonaron tus tranvías
me vas a colgar de los cables olvidados por tus trolebuses
me vas a eyectar de uno de tus colectivos
yo no puedo seguir agarrando los boletos con el índice y el pulgar
ya nos hemos agotado todo el créditos los unos a los otros
quisiéramos comprar y vender al contado
yo no puedo arreglar cosas fundamentales mientras me pongo el sobretodo para cambiar de oficina
no se puede vivir con tanta revista literaria
basta de ya que te encuentro aprovecho para
si seguimos así buenos aires
rapidito me vas a matar
me vas a vender como pan dulce para fin de año
me vas a enterrar en una mesa redonda
vos siempre sos la misma vos cambiás demasiado
me das y me quitás demasiadas cosas
yo no sé de dónde sacás fuerzas para inventarlas
sí sé de dónde para reprimirlas
yo no quiero más este amor a caídas que me proponés
este juego de empezar llegar a un punto y cortar de golpe
y te sigo queriendo buenos aires
día a día ofrezco el pecho a tus golpes
quedate tranquila no te va a fallar
buenos aires me vas a matar

César Fernández Moreno, Buenos Aires, 1919- París, 1985
en Los Grandes Poetas, César Fernández Moreno, Buenos Aires me vas a matar,Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1989
imagen: s/d, en el suplemento dominical "La mirada", editorial Progresa, Madrid, 2001

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…