sábado, mayo 08, 2010

cada uno en el riesgo de su peso


Lluvia de invierno, lenta, larga,

y en el centro esta llama
ávida.
Ceden
los garfios.

Asumir
esta compasión ávida
que no es de mí mismo.

Se malquieren
el deseo y las cosas,
pero paran aquí,
en esta calma
desvelada.


‘Como estatua en sí misma

Santayana

la austeridad es hermosa.
Por eso la admiro en los otros.

Pero es contraria a la experiencia.’
¿No es forzar por mutilación

lo que se entrega por desilusión?
‘Arrancarse el ojo culpable

que nos enfrenta a la belleza’
no es extirpar la maleza.

Quitar la culpa
y aguzar el ojo.


Si con plena conciencia tuviera que volver

para otra experiencia,
buscaría una gruta.
¿Qué haría con un carrro
triunfal o con la fruta
del Edén?

Encerrarse, descubro,
es un modo de abrirse.
Puerta estrecha,
puerta sin puerta.


Cada uno en el riesgo

de su rama
madura cada hora.
Cada fruto
se pudre, cada oscura
semilla es
la de otra.

Cada uno en el riesgo
de su peso
toca fondo.
Cada extrema caída es
la de otro.

O el giro
de la noria
o el silencio del pozo.

Hugo Padeletti
en Hugo Padeletti, Poemas, 1960-1980, Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe, 1989
imagen: Kathryn Michelle

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...