Ir al contenido principal

taxi made in argentina


«cuando te deja de querer, el otro se vuelve un extraño».gabriela massuh
así empieza mi primera lectura de la mañana del sábado.
hemos vivido convencidos de que carpe diem significa aprovecha el día. alguien nos dijo mal. alguien nos hace mal. y massuh me repite. me pregunto para qué me levanto a registrar el sueño si no tengo a nadie a quien dedicárselo.
es que el otro piensa y uno no está en lo que piensa. como pienso el país donde me olvido el celular en un taxi y el taxista no lo devuelve. a mí, no. al otro. a los tantos que pasamos por esta interminable buenos aires cargados de libros que enseñan a quienes no desean aprender.
this is not english, escribió un alumno como respuesta a una pregunta de teoría literaria. la estructura mental del declive. somos tantos los que pasamos.
crónicas de cierta credulidad.
dijo que lo iba a devolver y no lo hizo.
cuando se habla de incondicionalidad se habla de ruptura. cualquier lugar es común para el deseo real. todo puede suceder sin mí. hasta que ocurre que el salvataje nos obliga a recordar el último resabio (digo resabio). la confianza que nos queda.
un taxista cambió mis números de teléfono. antes había dicho que su mujer era económica. toda necesidad es hereje. el operativo de la deshumanización envuelve: tenemos que consumir. publicidad no es igual a propaganda. sofie lo explicó, ahora que va comprendiendo la incerteza de las palabras.
camino por un mundo de extraños.
al taxista, gracias por el hurto.

Comentarios

Jorge Aulicino dijo…
libros que enseñan a quienes no desean aprender.

o publicidad que vende a quienes desean comprar
u objetos que se ofrecen a quienes no quieren robar

un poema de extrañeza tu experiencia con el celular

saludos
Jorge
sibila dijo…
'something is rotten in denmark', mi estimado jorge.
un saludo.
¿Qué enfermedad es esa que persigue a las sociedades? Se tiene más información, estamos en la era de la gobalización, se tienen más libros, y sin embargo no se quiere aprender. Lo veo en mis alumnos, no quieren aprender y lo tienen todo al alcance de su mano ¿por qué? ¿qué está fallando? ¿por qué este declive hacia la barbarie? Y una cosa más: levantarse para registrar los sueños es bello.

Saludos
Pol dijo…
Son los dilemas que nos presenta el vivir en el mundo de Alberto Migraña.
Entre mujeres ergonómicas y gracias por el orto de haber perdido la certeza de una agenda que nos estaca acá.
lala dijo…
bueno... quizas perder la agenda no sea tan malo...
raro es, a pesar de todo, esperar cosas de esos 'extranios'
beso
sibila dijo…
la cultura no es rentable, josé luis. supongo, de eso se trata.
un saludo.
sibila dijo…
jerigonza o jeringozo, pol?
sibila dijo…
soy una chica rara, lala. una parte de mí cree en los 'extraños'.
beso.
Ya se que es rara, ja.ja.ja. Pero no deje de creer amiga, a pesar de todo........el encuentro se produce sin agenda, sin celular. A veces los pensamientos van más allá de uno mismo. La esperamos.......hay gente que todavía tiene ganas de aprender...y no puede.
Todo mi cariño Sibila
albertochimal dijo…
Sibila, buenos días. Nada más para agradecer las citas que dejaste allá en la bitácora. Saludos y suerte.
sibila dijo…
gracias, mi querida anónima veneciana.
sibila dijo…
un placer, alberto.
Basquiat dijo…
fue casi exactamente lo que me sucedio: un celular nuevo, un taxista y luego una reflexion, no lo escribí, ahora no se si debí hacerlo, hoy todo ha pasado, sin más, sigue pasando.
saludos.
sibila dijo…
relatos cíclicos? naturaleza humana, basquiat?
lala dijo…
y si, logicamente sin eso no se puede seguir
sibila dijo…
digamos algo así como 'creer o reventar', lala?

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…