domingo, julio 06, 2008

nadie que dure tiene soluciones




Escrito bajo las aspas de un ventilador de techo detenido

A quien no respira habrá que dirigirse,
nadie que dure tiene soluciones
ni puede explicar de qué modo continúa.
Y si pudiera, es un modelo
quizá inapropiado
porque no habrás de recuperar la trama
que a estos días lo condujo
ni superar un nudo que en tus propios días
no te desvíe aunque sea poco
-y cada vez más en la medida que avances-
de ese camino que delineó él
como rastro de caracol,
tan tenue que no debería esperarse
ni siquiera la lluvia para que lo borre:
bastaría un cambio de luz y no se vería
sobre esa superficie por donde avanzó,
veloz o trabajoso,
y que no es la misma para él que para vos.

jorge aulicino

De Almas en movimiento, publicado por Tierra firme

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias por publicar este poema y, por todos los poemas.
M.T.

jonio gonzález. en la casa fortuita

En la casa fortuita se reciben noticias desde los posos del té se espera a que el hartazgo se duerma en la lengua se es un sirvient...