domingo, julio 13, 2008

cada cual se pregunta

amanes-antipodas-a-enrique-molina-de-pedro-gaeta.jpg



pulsaciones
grave
es no saber
amar lo fortuito,
lo trivial, un río
que despierta, la cinta
que los amantes olvidan,
o la hoja yerta
de periódico
a la que el viento
arranca astral belleza
en una calle crepuscular.
Difícil
se torna tolerar
(desde los siete años
aproximadamente) la voz
de un cuerpo, su pavor,
las caídas,
el insensato rumor
que día
tras día
susurra que hemos de morir
en el trémulo oído
de nuestra alma inmortal.

Y también
en medio del poema
(que otros ven
como vida, cometa errante
o camino que se busca
y que no se encuentra)
todo se detiene
repentinamente,
de abominación se cubre
la íntegra esfera
calla la pluma, vacila
sobre el poetizar, pez
que sus huevos siembra
en las aguas envenenadas
de una época sin piedad.

Pero
hay momentos
como aquellos
, por ejemplo,
en que de improviso alguien
con un nombre que no es nuestro
nos llama
y nos desnuda,
nos da un atisbo
de inenarrables dimensiones,
de nosotros mismos nos separa

y cada cual se pregunta
entonces
qué es,
quién lo forjó,
para qué lo infundieron
el latido de estrella
con que sobresale
en un caos gastado
y oscuro.

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...