Ir al contenido principal

francis ponge. el objeto es la poética




















El objeto es la poética

La relación del hombre con el objeto no es en absoluto
solo de posesión y de uso. No, sería demasiado sencillo.
Es harto peor:
Los objetos están fuera del alma, por supuesto; sin embargo
son también nuestro plomo en la cabeza.
Se trata de una relación con el acusativo.

El hombre es un curioso cuerpo, que no tiene en sí
mismo su centro de gravedad.
Nuestra alma es transitiva. Requiere de un objeto que
la afecte, como su complemento directo, acto seguido.
Se trata de la relación más grave (para nada con el tener
sino con el ser).
Más que todo otro hombre, el artista soporta su carga y
acusa su golpe.

Por fortuna, sin embargo, ¿qué es el ser? -Solo hay
maneras de ser; sucesivas. Hay tantas como objetos. Tantas
como parpadeos.
Tanto más cuanto que, convertido en nuestro régimen,
un objeto nos concierne, nuestra mirada lo ha cercado y 
lo discierne. Gracias a los dioses, se trata de una 'discreción'
recíproca; y el artista pronto da en el blanco.
Sí, solo el artista, entonces, sabe cómo hacer.
Deja de mirar y ejecuta su tiro.
El objeto por supuesto acusa el golpe.
La Verdad retoma el vuelo, indemne.
La metáfora acaba de tener lugar.

Si no fuéramos sino que un cuerpo, lo más seguro es que
estaríamos en equilibrio con la naturaleza. Pero nuestra
alma ocupa el mismo lado nuestro en la balanza.
Pesado o leve, no lo sé.
La memoria, la imaginación, los afectos inmediatos, la recargan;
sin embargo, tenemos la palabra (o algún otro medio
de expresión); cada palabra que pronunciamos nos aliviana.
En la escritura la palabra se pasa incluso para el otro lado.
Pesados o leves, pues, no lo sé, tenemos necesidad de un contrapeso.

El hombre no es más que un pesado navío, un pesado
pájaro sobre el abismo.
Eso sentimos.
Cada 'battibaleno' nos lo confirma. Batimos la mirada,
como el pájaro sus alas para mantenernos.

Ora en la cresta de la ola, tanto en la creencia de abismarnos.
Eternos vagabundos, por lo menos mientras estamos vivos.
Pero el mundo está poblado de objetos. En sus orillas,
su multitud infinita, su acopio, se nos parecen más bien 
indistintas y vagas.
La que, no obstante, basta para tranquilizarnos. Porque,
también es algo que sentimos, cada uno de ellos, a nuestro
amaño, cada vez, puede convertirse en nuestro punto de amarre,
el jalón en que apoyarnos.
Le basta con hacer el peso.
Mucho más que de nuestra mirada, es entonces asunto de 
nuestra mano, -sepa ella llevar la maniobra a cabo.

Basta, digo, con que haga el peso.
La mayor parte de ellos no hace el peso.
El hombre, muy a menudo, no echa mano sino a sus
emanaciones, a sus fantasmas. Tales son los objetos subjetivos.
No hace más que valsar con ellos, cantando todos la misma canción;
luego, alza el vuelo en compañía de ellos o 
se abisma.

Tenemos, pues, que escoger objetos verdaderos, objetando 
indefinidamente nuestros deseos. Objetos que cada día escojamos y 
volvamos a escoger; y no ya como decorado, como nuestro marco; 
más bien como espectadores nuestros, jueces nuestros: 
para que no seamos, por supuesto, ni sus comparsas de baile ni sus payasos.

Nuestro secreto consejo, al fin y al cabo.
Y montar así nuestro templo doméstico:
Todos y cada uno de nosotros conocemos, supongo su 
Belleza.
Ella se mantiene al centro, fuera de alcance.
Todo en orden en torno a ella.
Ella, intacta.
Fuente de nuestro patio.

Francis Ponge, Montpellier, 1899-  Le Bar-sour-Loup,1988
de Antología crítica - Francis Ponge, Gog y Magog, Buenos Aires, 2016
Selección, introducción, traducción y notas de Waldo Rojas
imagen de Bartomeu Ferrando, Poema objeto

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…