viernes, septiembre 25, 2015

no se cae la noche



Hans

Vas a tomar de las palabras lo que pueda servirte para decir 
de las formas impronunciables que adopta la tristeza. 
¿Qué es lo que quisieras decir?  Tal vez que por las noches 
salías a ver cómo se formaba la tormenta, 
y la electricidad del aire te capturaba como un halo
dentro del cual te convertías también en pura radiación,
en pura espera decidida, tensa. O que la primera
vez que te quedaste a solas con el aguacero pensaste
“no se cae la noche por ser tan hermosa”, 
pero sin embargo temblaste, capturada 
por esa forma insólita de la pasión que es el miedo.

Mirabas las ramas torcerse bajo el peso invisible
del viento, la violencia del agua arrancando las hojas,
el jardín expuesto en su desnudez. Un paisaje 
hecho para el sol no resiste la visita de la noche. 
¿Cómo diferenciar desastre de belleza? 
Si es tan similar la devastación que ambos dejan detrás, 
el desconsuelo que provocan al irse, si alguna vez han estado 
cerca nuestro.  

Eras, en la oscuridad de la tormenta, como una exploradora
que ha extraviado la brújula y espera, en la completa
soledad, una señal de los astros, una complicidad azarosa
e improbable que la lleve de regreso a casa.


No es verdad que las exploradoras no temen 
ni que la infancia transcurre en una larga y luminosa mañana. 
El miedo otorga un nombre como una moneda falsa 
para comprar un espacio en el mundo, en el lenguaje. 
Una palabra sola y el territorio de pura luz queda vedado,
minada la gratuidad de la única alegría real,
que es la del cuerpo.   

Claudia Masin, Resistencia, Chaco, 1972

De  Geología, Nusud, Buenos Aires, 2001
imagen de Renato Rizzi, en Divisare

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...