domingo, septiembre 20, 2015

el ojo que nada espera



Se dice que las sombras del hinojo 

cuando se ven de pronto, sobre un lecho
de lajas, figuran el futuro.
La lectura es oscura. Sólo el ojo

que nada espera
ve lo que le espera. Ve la primavera
salpicada de rojo, ve el verano
del piojo y el ratón

–sin goce y sin enojo–, ve el otoño
que desnuda su hueso y, en el beso
de mármol del invierno,
su epitafio, su infierno.

Hugo Padeletti, Alcorta, 1928
De El Andariego, Poemas 1944 1980, Fondo de Cultura Económica, 2007
imagen s/d


No hay comentarios.:

susan thénon. de distancias

37 un mal se apaga solo si otro mal crece una lluvia seca hiere el sol      la memoria no alcanza         entre dormidas piernas un...