Ir al contenido principal

estoy allí con ella



Dibujo del silencio de una mujer

Dos noches después de que dejara de hablar
mi mujer tararea tres compases mientras duerme

como si tuviera treinta años más,
sola y lavando la ropa afuera,

no como una especie de castigo
o como marca de su dinastía de pobreza

incluso antes de las guerras en su país,
y aunque el hambre era como un trapo

que todos vestían en esa ciudad, la música
no era un ítem que pudiera ser confiscado,

quitado por los fascistas o las monjas
o las familias ricas que siempre

parecían estar del lado correcto. Esta noche
siete días antes de que volviera a hablar

la calle en la que estará caminando en
su sueño es tranquila y se inclina con facilidad

hacia las montañas con vista al mar.
Nada de ella dentro de esta oscura habitación

indica que yo estoy allí con ella parado
al borde confundido por el viento y la presencia

de ella o de que alguna vez yo haya nacido
o de que ella haya aprendido a hablar

mi lengua y yo la suya. Esta noche
ninguno puede descifrar la lengua del otro.

Nuestros antepasados hablan por nosotros-
alguna oficina de aduana en la frontera

cuyo su suelo se ha ensuciado de papeles
con nuestros impronunciables nombres.


Curtis Bauer, Lubbock, Texas, 1970
en The Real Cause for Your Absence, CR Press Org., Chatanooga, 2013
versión © Silvia Camerotto
imagen en webmd.com


Drawing of a Woman's Silence

Two nights after she stops speaking
my wife hums three bars in her sleep

as if she were thirty years older,
alone and washing clothes outside,

not as some kind of punishment
or indication of her line's poverty

even before the wars in her country,
and though hunger was like a cloth

everyone wore in that town, music  was
not an item that could be confiscated,

removed by the fascists or th nuns
or the wealthy families that always

seem to be on the right side. This night
seven days before she will speak again

the road she must be walking inside
her sleep is smooth and inclines easily

into the mountains with a view over the sea.
Nothing about her within this dark room

indicates I'm there with her standing
on an edge confused by wind and her

presence or that I have ever been
born or that she's learned to speak

my language and I hers. Tonight
neither can decipher the other's tongue.

Our ancestry accounts for us-
some border crossing custom's

office floor is littered with pages
of our unpronounceable names.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…