domingo, junio 23, 2013

ella sola se irá


La abandonada

Por la oscura región de vuestro olvido.
GARCILASO, Soneto XXXII

No se le ocurre al tiempo repetir 
sus caras en las nubes del poniente,
y se mueren impenitentemente
tiempos entristecidos al huir.

Ella sola se irá como en un sueño,
como en un sueño donde brilla el frío,
costeando márgenes de un vago río
donde el destino forma su diseño.

Y Dios que la contempla omnipotente
de indiferencia, siente su destreza
crecer al otorgar tanta tristeza.
Ella repite persistentemente:

Ah, si quisieras ser como te amé
volvería la luz ser como antes;
no habría primaveras repugnantes
ni fragmentos heridos en mi fe.

Ah, si pudiera ser como me amabas,
sin la inquietud que vuelve tan cobarde,
volverían los cielos de otra tarde
a penetrar mi anhelo, que encantabas.

***

La abandonada
segunda versión

¡No se le ocurre al tiempo repetir
sus caras en las nubes del poniente!
Y se miueren impenitentemente
tiempos entristecidos al huir.

Por eso estoy acás como en un sueño,
como en un sueño largo que no es mío,
costeando márgenes de un vago río
donde el destino forma su diseño.

Y Dios que me contempla en su impotente
indiferencia, siente su destreza
crecer para otorgar sólo tristeza
o una terrible dicha negligente.

Mas si quisieras ser como te amé
volvería la luz a ser como antes,
no habría primaveras repugnantes
ni fragmentos heridos en mi fe.

Ah, si pudiera ser como me amabas,
sin la inquietud que vuelve tan cobarde,
volverían los cielos de otra tarde
a penetrar mi anhelo que buscabas.

Silvina Ocampo, Buenos Aires, 1903-1993
en Silvina Ocampo, Poesía completa, Tomo I, Emecé, Buenos Aires, 2002 
imagen de Mark Spain, en Cuded

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...