miércoles, abril 29, 2009

nada más



*
Aquí, a la sombra de la muerte, es difícil
Pronunciar la última palabra.
Sólo diré, pues,
"Sin decir".
Nada más.
Nada más.

Dokyo Etan
Murió el sexto día del décimo mes de 1721, a la edad de 80 años.
Dokyo, también conocido como Shoju Ronin, se negó a ingresar en grandes monasterios y vivió la mayor parte de su vida en una cabaña. Vio en el zazen, la meditación zen, la esencia del camino y trató con dureza a los creyentes que lo perseguían para que les enseñara la doctrina zen.
Escribió sus últimas palabras sentado en la posición erguida del zen. Luego, dejó el pincel, murmuró para sí una vieja canción, estalló en una carcajada y murió.

**
Toda mi vida he enseñado el zen a la gente:
Setenta y nueve años.
El que no ve las cosas como son
Nunca conocerá el zen.

Enni Ben'en
Murió el decimoséptimo día del décimo mes de 1280, a la edad de 79 años.
Enni, también conocido como Shoichi Kasho, cayó enfermo a principios del verano. el decimoquiento día del décimo mes anunció a sus seguidores que estaba a punto de morir. No le creyeron. Después de morir, recibió el nombre de Shoichi Kokushi, Maestro de la Nación. Era un título otorgado a sacerdotes dignos de la más alta veneración. Enni fue el primero en recibirlo.

***
Inspira espira,
Adelante, atrás,
Viviendo, muriendo:
Las flechas, disparadas contra sí,
Se encuentran a mitad del camino y rebanan
El vacío en su vuelo sin objeto.
Así regreso al origen.

Gesshu Soko
Murió el décimo día del primer mes de 1696, a la edad de 79 años.
En los escritos del filósofo taoísta Lieh-tzu (siglo IV a.C) se menciona a dos maestros arqueros cuyas flechas chocan en el aire. En el poema de Gesshu, las flechas no caen al suelo, sino que prosiguen su vuelo sin blanco a través del espacio desnudo. Esta imagen indica un estado de conciencia del que han desaparecido los conceptos del pensamiento ordinario que determinan nuestra visión del mundo, y en el que las dualidades se disuelven en el ser iluminado.

****
Así pues, he hecho que mi vida rodara
Dentro y fuera, reclinado, erguido.
¿Y qué es todo?
El redoble de un tambor
Un golpe de trompeta
Nada más.

Muso Soseki
Murió el trigésimo día del noveno mes de 1351, a la edad de 77 años.

de Poemas Japoneses a la Muerte escritos por Monjes Zen y Poetas de Haiku en el umbral de la muerte, 'Segunda parte: Poemas a la muerte de monjes zen', antologados, prologados y comentados por Yoel Hoffmann, traducción de Eduardo Moga, DVD poesía, Barcelona, 2004.

Imagen: poema en caligrafía Kana, del período Heian.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...