Ir al contenido principal

nada más



*
Aquí, a la sombra de la muerte, es difícil
Pronunciar la última palabra.
Sólo diré, pues,
"Sin decir".
Nada más.
Nada más.

Dokyo Etan
Murió el sexto día del décimo mes de 1721, a la edad de 80 años.
Dokyo, también conocido como Shoju Ronin, se negó a ingresar en grandes monasterios y vivió la mayor parte de su vida en una cabaña. Vio en el zazen, la meditación zen, la esencia del camino y trató con dureza a los creyentes que lo perseguían para que les enseñara la doctrina zen.
Escribió sus últimas palabras sentado en la posición erguida del zen. Luego, dejó el pincel, murmuró para sí una vieja canción, estalló en una carcajada y murió.

**
Toda mi vida he enseñado el zen a la gente:
Setenta y nueve años.
El que no ve las cosas como son
Nunca conocerá el zen.

Enni Ben'en
Murió el decimoséptimo día del décimo mes de 1280, a la edad de 79 años.
Enni, también conocido como Shoichi Kasho, cayó enfermo a principios del verano. el decimoquiento día del décimo mes anunció a sus seguidores que estaba a punto de morir. No le creyeron. Después de morir, recibió el nombre de Shoichi Kokushi, Maestro de la Nación. Era un título otorgado a sacerdotes dignos de la más alta veneración. Enni fue el primero en recibirlo.

***
Inspira espira,
Adelante, atrás,
Viviendo, muriendo:
Las flechas, disparadas contra sí,
Se encuentran a mitad del camino y rebanan
El vacío en su vuelo sin objeto.
Así regreso al origen.

Gesshu Soko
Murió el décimo día del primer mes de 1696, a la edad de 79 años.
En los escritos del filósofo taoísta Lieh-tzu (siglo IV a.C) se menciona a dos maestros arqueros cuyas flechas chocan en el aire. En el poema de Gesshu, las flechas no caen al suelo, sino que prosiguen su vuelo sin blanco a través del espacio desnudo. Esta imagen indica un estado de conciencia del que han desaparecido los conceptos del pensamiento ordinario que determinan nuestra visión del mundo, y en el que las dualidades se disuelven en el ser iluminado.

****
Así pues, he hecho que mi vida rodara
Dentro y fuera, reclinado, erguido.
¿Y qué es todo?
El redoble de un tambor
Un golpe de trompeta
Nada más.

Muso Soseki
Murió el trigésimo día del noveno mes de 1351, a la edad de 77 años.

de Poemas Japoneses a la Muerte escritos por Monjes Zen y Poetas de Haiku en el umbral de la muerte, 'Segunda parte: Poemas a la muerte de monjes zen', antologados, prologados y comentados por Yoel Hoffmann, traducción de Eduardo Moga, DVD poesía, Barcelona, 2004.

Imagen: poema en caligrafía Kana, del período Heian.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…