Ir al contenido principal

las cosas eternas


Babilonia

El crepúsculo azul andaba entre las calles: en mi mente mi amor era alado,
dejó atrás el hoy y el ayer y tres veces mil años.
El hoy era pasado y estaba muerto, pues del hoy mis pies habían huido
a través de tres mil años para andar los caminos de la antigua Babilonia.
En la cúspide del templo y el techo del palacio el fulgente oro disgregaba los rayos
de un rojo atardecer que estaba muerto y perdido más allá de un millón de días.
La torre del cielo se torna un azul profundo, y ahora comienza un destello de estrellas;
el misterio y grandeza, la múltiple belleza y los pecados
regresan a mí. Camino bajo la sombría multitud de torres;
en la penumbra los chorros de la fuente entre la pálida bruma sobre los lirios.
Me arrullan las aguas y el perfume de los jardines, y escucho
voces familiares, y la voz que amo me susurra al oído.
Tan real como en un sueño es todo esto; y luego una mano se apoya en la mía:
y retrocede el oleaje del tiempo fantasma; y la joven doncella babilónica,
una gota de belleza separada de todos los movimientos de la marea,
está mirando con los mismo ojos, y aquí, en Irlanda, a mi lado.
Oh ilumina nuestra vida en Babilonia, pero Babilonia tiene alas,
mientras permanecemos en la tranquila y majestuosa procesión de las cosas eternas.

George William Æ Russell, Lurgan1867 - 1935.
de Collected Poems by A.E. , London, Macmillan, 1913.
Versión de © Silvia Camerotto
imagen: karl bergstrom

Babylon

The blue dusk ran between the streets: my love was winged within my mind,
It left to-day and yesterday and thrice a thousand years behind.
To-day was past and dead for me, for from to-day my feet had run
Through thrice a thousand years to walk the ways of ancient Babylon.
On temple top and palace roof the burnished gold flung back the rays
Of a red sunset that was dead and lost beyond a million days.
The tower of heaven turns darker blue, a starry sparkle now begins;
The mystery and magnificence, the myriad beauty and the sins
Come back to me. I walk beneath the shadowy multitude of towers;
Within the gloom the fountain jets its pallid mist in lily flowers.
The waters lull me and the scent of many gardens, and I hear
Familiar voices, and the voice I love is whispering in my ear.
Oh real as in dream all this; and then a hand on mine is laid:
The wave of phantom time withdraws; and that young Babylonian maid,
One drop of beauty left behind from all the flowing of that tide,
Is looking with the self-same eyes, and here in Ireland by my side.
Oh light our life in Babylon, but Babylon has taken wings,
While we are in the calm and proud procession of eternal things.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…