Ir al contenido principal

las pértigas tocan fondo



La gran nube

El hombre ha trabajado durante años para poner sus sueños en orden. Vean el resultado.
Una vez que una idea como la del momento preciso es dilucidada
debe desaparecer o expandirse. La descomposición, bajo el viejo árbol, es visible.
Es por eso que los tutoramos, tratando de ponerlos contra la pared,
aunque está decretado que lo amigable
que se amontona para estar con nosotros, en parte, para ser nosotros
debe continuar para que ellos y nosotros florezcamos:
las solícitas plumas una vez separadas,
el objeto de nuestra visión, la hierba, simplemente está ahí
como un florero vacío en un alféizar.

Y un nuevo sueño nos involucra aun más
en esa proximidad. Sí, sé que
había  praderas de tulipanes y hojas puntiagudas
para ocultarnos los unos de los otros, lo que todos pretendíamos,
y un anuncio en contra de la atmósfera imperturbable de la habitación
para todos los que pertenecían o no a ella.

Parece que finalmente se disgregaron.
No queda ni un espécimen a mano.
Y llaman a esto paz, vivir nuestras vidas, y etcétera.
¿Señalar como culpable -oh, sin duda-, a nadie?
Cada sistema se muestra a sí mismo en una serie de instancias.
Las pértigas tocan fondo,
descubriendo que el lodo del río es bueno para ellas, un sentimiento solidario,
encuentros que acontecen bajo arcadas grotescamente sobre dimensionadas,
las últimas palabras son dichas, y el primer amor
asciende a ese estado incomparable verdaderamente majestuoso.

Las cartas desparramadas por el piso,
cantando la gozosa canción de cómo nadie nunca iba a leerlas.
Árboles y glicinas rosadas y hundidas en la brisa,
y la risa danzando en los campos sombríos más allá de la escuela:
era la existencia otra vez con toda su tensión,
gastando la broma adolescente , sus imágenes
burlándose de nuestra idea de fragilidad con su monumental permanencia.
Pero la vida nunca volvió a ser la misma. Algo fallo,
algo se despareció.

John Ashbery, Rochester, 1927
en Notes from the Air, Selected Later Poems, HarperCollins Publishers, New York, 2007
versión ©Silvia Camerotto
imagen de Dave Cutler en The Return of Modern Philosopher

The Big Cloud

For ages man has labored to put his dreams in order. Look at the result.
Once an idea like the correct time is elucidated
It must fade or spread. Decay, under the old tree, is noted.
That’s why we frame them, try to keep them on the wall,
Though it is decreed that the companionable
Trooping down to be with us, to partly become us
Must continue for them and us to flourish:
The obliging feathers, once parted,
The object of our sight, grass, just sits there
Like an empty flowerpot on a windowsill.

And a new dream gets us involved further
In that closeness. Yes, I know there
Were sheets of tulips and pointed leaves
To screen us from each other, what we were all about,
And an announcement made against the lukewarm atmosphere of the room
To all that did or did not belong in it.

Finally, it seems, they have scattered.
Not one specimen was actually available.
And they call this peace, living our lives, and so on.
To point the finger of blame — ah, surely, at no one?
Each system trickles out into its set number of instances.
Poles strike bottom,
Finding the river sludge good to them, a companionable feeling.
Meetings occur under grossly overscaled arcades,
Last words are uttered, and first love,
Ascends to its truly majestic position unimpaired.

Letters were strewn across the floor,
Singing the joyful song of how no one was ever going to read them,
Trees and wisteria rose and sank in the breeze,
And laughter danced in the dim fields beyond the schoolhouse:
It was existence again in all its tautness,
Playing its adolescent joke, its pictures
Teasing our notion of fragility with their monumental permanence.
But life was never the same again.  Something faltered,
Something went away.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…