Ir al contenido principal

un orden perverso



Ostensiblemente

Nos puede gustar descansar o leer,
caminar, festejar en la mesa de la cocina,
acariciar al perro distraídamente, mientras
pensamos en cosas tristes —tantas
maneras diferentes de estar, uno no sabe
cómo el futuro manejará esas cosas.
¿Se develará a sí mismo,
o acaso en la calma ficticia
de la decisión personal de estar mejor
será el peor negocio,
la próxima vez?

Los jardineros no hacen el mundo
ni las brujas lo deshacen, aun así
el doctor loco se siente a salvo
en su laboratorio de paredes compactas,
detrás de canteros siempre verdes, ahora ennegrecidos
por la nieve, precisos como las costuras de las medias
estiradas de nuevo. Nunca hay
noticias de ese lado.

Una rigidez que puede bien ser permanente
parece habernos atacado. El péndulo
está detenido; la corrida
de estación en estación ostensiblemente incompleta.
Un orden perverso ha ocurrido
ahí en el recodo donde el año se divide
en artificio por un lado, en lasitud
votiva por el otro, pero está atascado:
una vieja instantánea
que pronto se difuma.

Y no hay espectador
ni agente para llorar lo Suficiente,
el redoble de lucha se ha detenido,
el recuerdo vencido clemente como las flores
y por lo tanto perenne a su manera—
quiero decir que resisten, están siempre ahí,
y aun cuando no lo estén, están sus nombres,
una dosis reforzada de la sólida,
tolerable aventura.

Y al debilitarse, las brasas
se encienden. Hay dos modos de estar.
Debes tratar de  levantarte de la mesa
y sentarte relajado en otro país
con tiradores rojos
hacia tu propio espacio y tiempo.


John Ashbery, Rochester, 1927
de April Galleons (1987)
en Notes from the Air, Selected Later Poems, Harper Collins Publishers, New York, 2007
versión © Silvia Camerotto
imagen en Inc.com

Ostensibly

One might like to rest or read,
take walks, celebrate the kitchen table,
pat the dog absentmindedly, meanwhile
thinking gloomy thoughts  ̶ so many separate
ways of doing, one is uncertain
how the future is going to handle this.
Will it reveal itself again,
or only in the artificial calm
of one person's resolve to do better
yet strike a harder bargain,
next time?

Gardeners cannot make the world
nor witches undo it, yet
the mad doctor is secure
in his thick-walled laboratory,
behind evergreen borders black now
against the snow, precise as stocking seams
pulled straight again. There is never
any news from that side.

A rigidity that may well be permanent
seems to have taken over. The pendulum
is stilled; the rush
of season into season ostensibly incomplete.
A perverse order has been laid
there at the joint where the year branches
into artifice one way, into a votive
lassitude the other way, but that is stalled:
an old discolored snapshot
that soon fades away.

And so there is no spectator
and no agent to cry Enough,
that the battle chime is stilled,
the defeated memory gracious as flowers
and therefore also permanent in its way ̶ 
I mean they endure, are always around,
and even when they are not, their names are,
a fortified dose of the solid,
livable adventure.

And from growing dim, the coals
fall alight. There are two ways to be.
You must try getting up from the table
and sitting down relaxed in another country
wearing red suspenders

towards one's own space and time.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…