Ir al contenido principal

el mal del mundo se hunde



La marca de todas las cosas. 

La cabeza y los hombros, y mi  libro
a la sombra fresca, y mi cuerpo
bajo la luz del sol, recostado
leo  al lado de la cascada 
Signatura Rerum de Boehme.
Durante el intenso día de julio las hojas
del laurel, los colores todos
dorados, descienden en círculos por la profunda
y cambiante sombra del laurel. Flotan
en el cielo y el bosque reflejados
por un rato, y luego, aun girando
lentamente, se hunden en  la profundidad cristalina
del estanque hasta su fondo de hojas doradas.
El santo vio el mundo fluyendo
en la electrólisis de amor.
Yo lo hice a un lado y miré a través de la sombra
replegado  a la sombra de finos
troncos de laurel y de hojas inundadas de sol.
El reyezuelo empolla en su abovedado nido de musgo.
Un tritón lucha con una polilla
ahogándose en el estanque. Los halcones graznan,
jugando bajo la cúpula 
del cielo. Pasan las horas lentas.
Pienso en todos los que me amaron,
en todas las montañas escalé,
en todos los mares que nadé.
El mal del mundo se hunde.
Mi pecado y mi dificultades desaparecen
como carga cristiana, y veo
mis cuarenta veranos caer como caen
las hojas y cae el agua detenida
eternamente en el aire de verano.

1949

Kenneth Rexroth, Indiana 1905 - California 1982
versión © Silvia Camerotto
imagen de ©2010-2015 alastreana



The Signature of all Things 

My head and shoulders, and my book 
In the cool shade, and my body 
Stretched bathing in the sun, I lie 
Reading beside the waterfall — 
Boehme’s “Signature of all Things.” 
Through the deep July day the leaves 
Of the laurel, all the colors 
Of gold, spin down through the moving 
Deep laurel shade all day. They float 
On the mirrored sky and forest 
For a while, and then, still slowly 
Spinning, sink through the crystal deep 
Of the pool to its leaf gold floor. 
The saint saw the world as streaming 
In the electrolysis of love. 
I put him by and gaze through shade 
Folded into shade of slender 
Laurel trunks and leaves filled with sun. 
The wren broods in her moss domed nest. 
A newt struggles with a white moth 
Drowning in the pool. The hawks scream, 
Playing together on the ceiling 
Of heaven. The long hours go by. 
I think of those who have loved me, 
Of all the mountains I have climbed, 
Of all the seas I have swum in. 
The evil of the world sinks. 
My own sin and trouble fall away 
Like Christian’s bundle, and I watch 
My forty summers fall like falling 
Leaves and falling water held 
Eternally in summer air. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

ron padgett. cómo ser perfecto

Cómo ser perfecto
Todo es perfecto, querido amigo. Kerouac
Duerme.
No des consejos.
Cuida tus dientes y encías.
No tengas miedo a nada que esté fuera de tu control. No tengas miedo, por ejemplo, de que el edificio se caiga mientras duermes, o de que alguien a quien amas muera súbitamente.
Come una naranja todas las mañanas.
Se amable. Te hará feliz.
Eleva tus latidos a 120 pulsaciones por minuto durante 20 minutos cuatro o cinco veces por semana haciendo cualquier cosa que te guste.
Desea todo. No esperes nada.
En primer lugar, cuida las cosas que están cerca de tu casa. Ordena tu cuarto antes de salvar al mundo. Luego salva al mundo.
Ten en cuenta que el deseo de ser perfecto es quizás la expresión encubierta de otro deseo- ser amado, tal vez, o no morir.
Haz contacto visual con un árbol.
Se escéptico a toda opinión, pero trata de encontrar algún valor en cada una de ellas.

jorge aulicino. [william carlos williams]

[William Carlos Williams]

Soy el intelectual más prestigioso de la cuadra.
Querría tener un De Carlo 1960 para estacionarlo
frente al Hospital de Infecciosos, donde pudiera verlo
desde la ventana trasera de mi departamento,
los asientos atestados de libros y bolsas de suero.


El De Carlo es blanco como la ballena,
como mi heladera.

Todo flota
lejano y fascinante
en esta hermosa ciudad.

Jorge Aulicino, Buenos Aires, 1949
de Mar de Chukotka, inédito

leticia ressia. cita con el médico

Cita con el médico

¿Cómo es su dolor?
¿A qué profundidad se le hunde en la espina?
¿De qué color es su sombra
al trasluz de la ventana abierta?
¿Su dolor es arrojado
o espera atrás de uno de sus ojos?

¿A cuántos litros por segundo
se le desborda el río?
¿Toma a horario su remedio?
¿Se pregunta por qué descarrila
cada tanto
su último vagón?

Es bello
vulnerable
peligroso como acariciar
una gata peluda a los tres años.
Así arde la pena cuando se toca.
Justamente
ya lo aprendió a esa edad
cuando las compañeras de jardín
le mordían los brazo
para negarle la muñeca pepona.
¿Siente adentro el mar? ¿Se le agita?
¿Quiere gritar y no puede?
¿Quiere salirse del cuerpo?
¿Se siente sola?
¿Quiere morir?

Quiere morir.
Haga reposo para no escaparse de sus piernas.
Coma chocolate.
Vea películas de mujeres patéticas
que salen adelante como Bridget JOnes.
Sonría.
No joda.
Sea feliz, podría ser peor.
Oculte sus espejos.

Siempre es peor cuando nos miramos
pero eso Ud. ya lo sabe.

Leticia Ressia, Pellegrin…